EL FONDO DE MAQUILLAJE PERFECTO

En muchas ocasiones vemos chicas con rostros que parecen caretas o con cortes entre la cara y el cuello, mostrando tonos de piel completamente dispares que afean el rostro de la persona, mostrándolo descuidado y artificial.

La clave de un maquillaje natural y perfecto, comienza en la correcta aplicación de la base de maquillaje. Hay muchos tipos de bases de maquillaje: fluidas, compactas, en polvo, en crema… pero la aplicación de todas ellas debería ser igual y fundirse con la piel difuminando al máximo el maquillaje en el rostro.

La base perfecta será aquella que se muestre invisible en tu rostro, pero que se unifique mostrando una piel completamente perfecta tanto con luz artificial como natural, tanto por el día como por la noche. Un fondo de maquillaje adecuado puede ser la gama de Accord Perfect.

Cuando compres tu base de maquillaje, procura probar el producto en un lateral de tu rostro, evita las pruebas en manos o antebrazos, ya que el tono de la piel varía según la parte del cuerpo y no es cierto, que la mano tenga el mismo tono que la cara. Aquel tono de maquillaje que se funda con tu piel y consiga mostrarse inexistente a tus ojos, ese será el tono correcto. No caigas en el error de comprar un maquillaje 1 o 2 tonos más oscuro que tu piel pues mostrarás un rostro artificial; si quieres obtener más color en tu rostro, utiliza después de la base de maquillaje, unos polvos bronceadores con aporten un ligero tono dorado y saludable a tu piel. Si quieres que tu base de maquillaje aguante inalterable todo el día, aplica unos polvos minerales encima de la base y conseguirás mostrar una piel mate y sofisticada.


Cuando ya hayas elegido la base de maquillaje más apropiada a tus necesidades y tu tipo de piel, aplica el producto con una brocha indicada o una esponja adecuada. Intenta no aplicar exceso de producto, ni extiendas el producto por todo el rostro, sólo por aquellas zonas donde lo necesites. Lo ideal es que lo difumines por las siguientes áreas del rostro: base en pómulos, frente, nariz y barbilla, empezando desde la nariz hacia el exterior. Intenta no aplicar producto en los párpados, pues conseguirás engrasarlos. Si quieres aplicar una base para que las sombras de ojos duren más, lo mejor es que apliques una sombra base o un producto específico para esta parte del rostro, que es la más delicada. Ten cuidado con aplicar gran cantidad de base de maquillaje en granitos, cicatrices o imperfecciones, pues conseguirás que se te noten más, si lo que quieres es disimularlas, lo mejor es utilizar un corrector apropiado para este tipo de “defectos” y así no mostrar borrones ni desperfectos.

Si aún así, observas que tienes mucha cantidad de producto en algunas zonas, retira el exceso con una esponja o una borla limpia para ayudar a difuminar y matificar tu rostro.

No creas que es un proceso engorroso o complicado ni que te va a hacer perder mucho tiempo, sólo te llevará unos minutos, es cuestión de práctica y cuando observes los resultados, comprobarás cómo el correcto uso de la base de maquillaje define un perfecto make-up.