¿Se te resisten las trenzas de espiga? No te pierdas el paso a paso con el que conseguirás dominarlas y lucir uno de los peinados más buscados del street style.

Si existe un peinado femenino y favorecedor que sigue de moda, temporada tras temporada, esa es la trenza de espiga. La trenza es un recogido sencillo y muy romántico que puedes lucir tanto en un evento formal como con un look informal. Sí, es cierto, existen muchos tipos de trenzas, algunas más sencillas que otras y, aunque la trenza de espiga no tiene fama de fácil, queda tan bonita que merece la pena aprender a realizarla.

CÓMO HACERTE TU MISMA UNA TRENZA DE ESPIGA

PASO 1 - Lo primero que debes hacer es lavar tu cabello y aplicar unas gotas de Elvive Aceite Extraordinario, así conseguirás que el acabado de tu peinado sea brillante y espectacular sin rastro de acabado graso o pesado.

PASO 2 - Después, peina todo el cabello y colócalo hacia un lado, aparta un pequeño mechón en la parte delantera para darle un toque diferente a tu trenza.

PASO 3 - Divide el cabello por la mitad y deja un mechón a la izquierda y otro a la derecha del mismo grosor. A continuación, coge el mechón derecho y pásalo por encima del izquierdo.

PASO 4 - Sujétalo con una mano para que no se mueva, y toma otro mechón del lado izquierdo, de la zona exterior. Colócalo un centímetro por debajo del que tenemos sujeto con la mano y vuelve a sujetar, así sucesivamente.

PASO 5 - Repite el mismo procedimiento pero esta vez con el lado derecho.

PASO 6 - Continúa con el mismo procedimiento con todos los mechones resultantes y no te olvides de tensar el cabello.

PASO 7 - Cuando llegues al final, anuda tu trenza con una goma o pasador y fija el peinado con Laca Elnett.

PASO 8 - Para terminar, despeina un poco la parte delantera de la trenza para disimular las dos particiones de cabello para dar un aire diferente, juvenil y fresco a tu trenza de espiga.

Et voilà! Tu trenza de espiga en ocho sencillos pasos.

No te desesperes si no consigues una trenza perfecta a la primera; prueba varias veces, inténtalo con tus amigas y decora el resultado con horquillas, pasadores o tocados atrevidos.

¡Con la práctica te convertirás en una auténtica maestra!