Si ha llegado la hora de revitalizar el color de tu cabello, bien porque quieres un cambio de look o porque necesitas cubrir tus canas, te contamos las diferencias que existen entre un baño de color y un tinte.

Cuando llega el momento de teñir tu pelo, quieres obtener una cobertura óptima y un acabado luminoso que permanezca inalterable durante el máximo tiempo posible. Para conseguirlo, puedes optar por tintes permanentes, sin amoniaco, baños de color… el problema surge cuando no sabes cuál se adaptará mejor a tus necesidades. Si tienes dudas sobre qué tipo de coloración usar, te contamos las diferencias entre un baño de color y un tinte convencional y, después, ¡tú decides!

LA COLORACIÓN QUE MEJOR SE ADAPTA A TU PELO

BAÑO DE COLOR

El baño de color tiene una formulación a base de ingredientes vegetales, por lo que el pelo no sufre ningún tipo de daño ni se ve sometido a químicos agresivos. Además, aporta una fuerza y brillo espectaculares. Si estás buscando una solución temporal que consiga devolver la intensidad e hidratación a tu cabello, incluso si no tienes canas, ésta sería tu opción perfecta.

Puedes usar tu baño de color simplemente para intensificar tu tono natural, sin cambiar de imagen o también para aportar pequeños toques de reflejos naturales.

Su aplicación es muy sencilla, muy parecida a la del champú y es esencial que repartas todo el producto de forma uniforme de las raíz a las puntas. Deber cubrir de producto todo el pelo y masajearlo bien para conseguir una penetración homogénea. El efecto durará en tu melena unas 4 ó 5 semanas aproximadamente.

EL TINTE

El tinte de pelo es un producto químico y, como tal, siempre puede dañar algo más tu pelo que un baño de color, aunque para eso hoy en día podemos optar también por los tintes sin amoniaco, aunque su color permanece durante menos tiempo. También aporta mucho brillo a tu pelo, el inevitable problema es que a medida que tu cabello vaya creciendo, comenzarán a parecer antiestéticas raíces, por lo que tendrás que retocar la zona de crecimiento del pelo cada 30/35 días.

Por suerte, los tintes han evolucionado a fórmulas mucho más delicadas que tiñen a la vez que cuidan del pelo. Además, el modo de aplicación es cada vez más sencillo y puedes conseguir resultados espectaculares desde casa. Si estás preocupada por conseguir un resultado menos natural del que buscas, te encantará saber que algunos productos de coloración te dan ese acabado matizado con el que lograrás una melena espectacular.

¿Un ejemplo? Casting Crème Gloss, la gama de coloración tono sobre tono sin amoníaco de L’Oréal Paris que consigue unos reflejos ultra luminosos y brillantes que simulan el acabado de un cabello natural. Puedes elegir entre sus 23 tonos para encontrar aquel que mejor se adapte a ti y la aplicación es súper fácil (incluso para principiantes). Otro extra es su cobertura óptima de canas y sus resultados de larga duración. En definitiva, una forma ideal de teñir tu pelo y estar segura de que lo estás cuidando a la vez.

En tus manos está decidir qué tipo de coloración prefieres para conseguir un color y unos reflejos espectaculares en tu melena.