¿Tienes la piel grasa?¡Actúa!

Es necesario cuidar tu piel a diario y para ello debes conocer qué tipo de piel tienes, actuar para conservarla sana por muchos años y mostrarla radiante.

Si tienes una piel normal, estás de enhorabuena ya que requerirá menos cuidados, pero no por ello debes dejar de mimarla. Límpiala e hidrátala a diario, ¡más vale prevenir que curar! Pero, ¿qué pasa si tu piel es grasa? No te preocupes, ¡hay solución! si llevas a cabo unos cuidados básicos lucirás una piel bonita y sin imperfecciones. Se constante, comienza actuar y ¡protégela!

CUIDADOS PARA UNA PIEL GRASA

¿Cómo saber si tu piel es grasa? ¡Sencillo! Notarás que tiene muchos brillos, un tacto aceitoso, y sobre todo, poros dilatados, granitos o puntos negros. Así que comienza ya actuar contra las imperfecciones y sigue unos prácticos consejos que te ayudarán a que tu rostro se sienta fresco y agradable. ¡Sigue una rutina diaria!

1. Lava tu rostro dos veces al día para eliminar el exceso de aceite y procurar que tus poros no se obstruyan. Utiliza un jabón suave que limpie la cara y no reseque tu piel y, por supuesto, enjuágate siempre con agua fría, ya que el agua caliente tenderá a irritar las zonas más sensibles.


2. Utiliza un serum que unifique el tono de tu piel y lo alise, minimizando la apariencia de poros o granitos. Seguidamente, aplica una crema hidratante para pieles grasas. Fíjate bien en las que tengan base de agua, sean humectantes y que ¡contengan factor de protección solar!

3. Si tienes acné, procura usar cremas específicas que contengan azufre o ácido salicílico, que ayude a destapar los poros.

4. Nunca apliques productos con alcohol, pues conseguirás irritar más tu piel y tus poros.

5. Utiliza un maquillaje libre de aceites, indicado para pieles grasas o mixtas. Utiliza también polvos traslúcidos que ayudarán a secar tus indeseables granitos. Por supuesto, todas las noches desmaquilla tu rostro con Agua Micelar y nútrelo con una crema de cuidado de noche. ¡Es muy importante irte a la cama con el rostro limpio e hidratado!

6. Por último, pero no menos importante, ¡Vive un estilo de vida saludable! Toma mucho agua para que tu piel no se reseque, haz deporte y mantén una dieta equilibrada en fruta y verdura… Parece un tópico pero, hazlo y ya verás cómo tu piel cambia de forma radical. Estas son las pautas que debes llevar a cabo para mostrar un rostro bello y libre de grasa. Tómalo como una hábito y diario y ¡disfruta de tu nueva piel!

Artículos Relacionados