Exfoliantes para cuidar tu piel

La exfoliación es uno de los grandes olvidados en tu rutina diaria de belleza y aún así es uno de los productos más importantes para el cuidado de tu piel.

Los exfoliantes favorecer la renovación celular, eliminan las células muertas y permiten que los activos penetren mejor en la piel. Sus fórmulas con micro gránulos exfoliantes eliminan la suciedad y afinan la textura de la piel para devolverle suavidad y resplandor. Son muy recomendados para pieles deshidratadas, frágiles y que sufren sensación de tirantez. También, ayudan a eliminar el velo apagado que oculta una piel radiante y luminosa.

BENEFICIOS DE USAR EXFOLIANTES

Al aplicar un exfoliante en tu piel, observarás las siguientes ventajas:

- Una textura espumosa, agradable y fácil de aplicar.

- Una sensación de piel nueva, tonificada y resplandeciente.

- La limpieza, la purificación de la piel y el resultado suave.


La forma más fácil de aplicar el exfoliante es en tu rutina normal del baño. Esto es muy sencillo, sólo tienes que aplicar el producto y después utilizar tu jabón habitual realizando leves movimientos circulares por todo el cuerpo. Lo ideal es que realices la exfoliación una o dos veces a la semana. La crema hidratante o el aceite corporal es necesario usarlo todos los días después del baño. ¡No te olvides de cuidar tu piel diariamente!

Hay exfoliantes masculinos y femeninos y siempre debes tener en cuenta qué exfoliante comprar, ya que hay muchos tipos, como son: para el rostro, para el cuerpo, con gránulos, en forma de jabón, en gel… ¡Selecciona el exfoliante que más se adapte a tu tipo de piel!

Si tienes la piel muy seca, debes tener especial cuidado con los exfoliantes, ya que tenderán a resecar más tu piel, produciendo escamas, un tacto rugoso y una sensación apagada. Al igual que las cremas hidratantes, hay exfoliantes para todo tipo de pieles y no todos están adaptados a tus necesidades.


Más suave, aterciopelada y tonificada. ¡Obtén una piel transformada, como nueva!

Artículos Relacionados