Mitos y verdades sobre el acné

El acné es un problema dermatológico común entre hombres y mujeres. Está causado por la secreción excesiva de las glándulas sebáceas y los folículos pilosos. El acné hormonal puede ser debido a la actividad hormonal, como: la pubertad, el estrés, los agentes externos, la acumulación de suciedad en la piel, irritaciones…

Con la adolescencia tu piel tiende a mostrarse grasa con tendencia a la aparición de acné y poros dilatados. Normalmente, con el paso de los años el exceso de sebo tiende a regularse y al acné desaparece dado paso a una piel normal o mixta. El problema está cuando el acné no desaparece y la piel se sigue mostrando grasa y con exceso de brillo.

Tú puedes reducir notablemente el aspecto de los granitos y unificar tu rostro. ¿Cómo? Hidrata, limpia y en definitiva, cuida tu piel a diario y verás como su aspecto cambia notablemente en muy poco tiempo. ¡Es hora de vencer al acné!

Mitos sobre el acné

Hay muchos mitos acerca del acné, pero por suerte, no todos son ciertos. Te contamos lo más comunes:

1. Tomar el sol elimina el acné

El sol puede ocasionar sequedad e irritación en la piel, ocasionando brotes sucesivos de acné en el futuro. De hecho, no hay relación entre la exposición al sol y la prevención del acné; por eso, cada vez que te expongas al sol y más si tienes acné, aplica siempre un protector solar alto para evitar quemaduras, manchas y problemas con la piel de tu rostro.

2. Si quieres que no te salgan más granos, no te maquilles

Si seleccionas cosméticos que no ocasionen acné o que no bloqueen los poros de tu piel, no deberás sufrir de acné. De hecho, algunas bases de maquillaje ahora contienen ingredientes que ayudan a prevenir el acné.


3. Si te sale un granito, debes eliminarlo rápidamente

¡No intentes extraer tú misma los granitos de tu rostro! Conseguirás hinchazón, quemazón y en ocasión, incluso irritarás e infectarás la piel que rodea el granito. Déjalos que se sequen solos y si no, acuden a un centro de belleza especializado para que eliminen tus granos o poros dilatados sin alterar tu piel.

¿Qué hacer para eliminar el acné?

Es muy importante el cuidado diario de tu piel para intentar eliminar el acné y los poros de tu rostro.

Para una piel grasa, usa siempre un serum y una crema hidratante libre de aceite, pero lo que más tienes que tener en cuenta es, una buena limpieza facial a diario, ya que uno de los motivos más importantes de aparición del acné es debido a las células muertas, restos de maquillaje y suciedad que se quedan en tu piel, por no desmaquillarla correctamente. Así que, a partir de ahora, conciénciate de la importancia de limpiar tu piel a diario con el método más sencillo, el agua micelar. Este innovador producto elimina todos los restos de maquillaje e impurezas y revela una mejor calidad de la piel.

Por supuesto, si sigues todos los cuidados básicos y limpias e hidratas tu cutis a diario y aún así sigues teniendo bastante acné, lo ideal es que acudas a tu dermatólogo y trate tu problema de forma especializada. ¡El acné se cura! Así que ponte manos a la obra y luce una piel lisa y sin imperfecciones. En definitiva, ¡un rostro joven y radiante!

Artículos Relacionados