Automaquillaje: aprende a resaltar tus pómulos

El colorete es un producto muy favorecedor, que se funde y esculpe tus mejillas, adaptándose perfectamente al color y a la textura de tu piel. Un ligero color inundará tus mejillas.

Puedes usar diferentes tipos de colorete con distintos acabados según tu tipo de piel: En crema, en polvo, líquido… si tu piel es seca lo mejor es que apliques color en forma de polvo, pero si tu rostro es más graso, la mejor opción será utilizar coloretes en crema. Su aplicación es muy sencilla y el resultado ya lo sabes, un color simplemente espectacular. Si quieres empezar por un producto polivalente y favorecedor sea cual sea tu piel, prueba el colorete Accord Perfect. Descubre un acabado mate, que no deja ningún brillo y por eso queda tan natural. ¡Presume de rubor!

¿Cómo resaltar tus mejillas?

Es muy importante el correcto uso del colorete para destacar tus pómulos y mostrar un aspecto siempre joven y dulce.

La clave para aplicar el colorete está en la brocha que uses y sobre todo, la cantidad de producto que apliques, ya que si utilizas producto en exceso, mostrarás una imagen artificial y poco favorecedora.


Si quieres mostrar un maquillaje radiante y favorecedor, comienza por aplicar el colorete de forma correcta, así que sigue estos pasos básicos. ¡Verás que cambio!

1. Sonríe y aplica el rubor en la manzana de las mejillas.

2. Difumina desde el hueso del pómulo hacia el nacimiento del pelo.

3. Posa el producto sobrante en dirección hacia el cuello.

4. Utiliza un tono más fuerte encima de tu colorete habitual, si quieres aportar un color más intenso a tu rostro.

Tras aplicar color sobre tus mejillas, tu piel cambiará, mostrándose radiante y muy luminosa con un toque muy saludable. ¡Luce un toque jugoso en tu piel!

Artículos Relacionados