Cómo  conseguir el bronceado perfecto (¡sin exponerte al sol!)

MAQUILLAJE

Cómo conseguir el bronceado perfecto (¡sin exponerte al sol!)

Lo sabemos, llevas ya muchos meses esperando el verano pero hasta que no consigas el bronceado perfecto no vas a sentir de verdad que el frío ha pasado. ¡No te pierdas nuestro atajo para broncearte en un momento y cuando quieras!

Una sombrilla, arena blanca, remojarte cada hora en el mar para después volver a tumbarte en la toalla… esos placeres con mayúsculas que te da la vida durante unos pocos meses al año tienen además un efecto en tu piel que te encanta: el esperadísimo bronceado veraniego. Pero si todavía te quedan muuuuchos días sobre la jungla de asfalto te vamos a aligerar un poco la espera con el tutorial para imitar a la perfección el efecto que tiene el sol sobre tu rostro.

Porque no, no sirve con aplicar a lo loco los polvos bronceadores, el bronceado perfecto tiene su técnica. ¿Lo mejor? Que es facilísima y podrás ponerla en práctica a diario para traer un poco de playa a tu rutina. Alégrate los días, pon un poco de verano en tu piel.

PASO A PASO PARA EL BRONCEADO PERFECTO

La clave para conseguir un bronceado perfecto es saber equilibrar la cantidad de polvos de sol con la de iluminador. Porque, ¿qué sería de tu moreno sin los reflejos dorados que iluminan tu cara? ¡Vamos a empezar!

  1. Empieza con una base de maquillaje de textura ligera como Glam Beige fluida: es muy ligera y unifica el tono con un acabado fresco y natural. Además, tiene SPF 20, perfecto para contrarrestar el daño que los rayos solares tienen en tu rostro en tu día a día.

    Recuerda: cuando llegue el momento de la verdad y puedas ir a la playa o a la piscina tienes que utilizar un factor de protección solar más alto.

  2. Ahora llega el momento del bronceador. Con la ayuda de una brocha para polvos aplica tu bronceador en las mejillas, en las sienes, en toda la frente y en el centro de la nariz.

    No olvides la mandíbula y el cuello si no quieres que quede una línea de separación entre tu color real y el bronceado.

    Truco: utiliza el mismo color como una sombra de ojos sobre tus párpados para lograr un look bronce completo.

  3. Dale un toque de colorete a las manzanas de tus mejillas para alegrarte el día. Si no sabes qué tono elegir te contamos cuál es el ideal para ti en este artículo.

  4. Y para terminar, elige un iluminador en tonos dorados para complementar tu recién estrenado bronceado. Hazlo en textura fluida para un acabado más natural o en polvo para una luminosidad espectacular.

¿Dónde debes aplicarlo? En una línea difuminada desde justo encima de donde has puesto el colorete hasta el hueso del pómulo; en el tabique nasal y la punta de la nariz; en el arco del labio superior; en la frente y el lagrimal; y, para terminar, en las clavículas y la parte alta de los hombros si llevas un top sin mangas.

Puedes reservar este look para ocasiones especiales, ¡o darle la bienvenida al verano todos los días!

Recomendado para ti...

1 Minute Test. Encuentra el tratamiento perfecto para tu tipo de piel. Haz el test. Asesora online. ¿Quieres recibir una respuesta en directo? Pregunta a hora a nuestra experta en nuestro chat o a traves de Whatsapp Asesora online. ¿Quieres recibir una respuesta en directo? Pregunta a hora a nuestra experta en nuestro chat o a traves de Whatsapp

MITOS Y VERDADES

NUESTROS INGREDIENTES