Mantén tu rostro siempre luminoso y bronceado

El verano hace tiempo que llegó a su fin, pero para las que aprovechan cada rayo de sol para ir a los parques o terrazas del centro, tenemos una buena noticia: ¡el bronceado se puede prolongar y mantener todo el año! A todas nos gustaría tener siempre ese tono de piel saludable, luminoso y ligeramente tostado por los rayos de sol, pero muchas veces es difícil mantenerlo por mucho tiempo.

Lo primero que tienes que hacer para cuidar tu bronceado es hidratar tu piel diariamente y exfoliarla una vez a la semana con los productos adecuados, así conseguiremos eliminar las células muertas que afean nuestro cuerpo e impiden que los productos penetren en la piel de una forma más eficaz. Recuerda siempre limpiar tu rostro antes de maquillarte y aplicar una crema no muy grasa con protección solar alta, ya que aunque no lo creamos, los rayos de sol queman durante todo el año y si no aplicamos productos para protegernos de él, tu piel se mostrará cada vez más áspera y sin vida, llevando a la aparición de arrugas y manchas.

Para que tu rostro siga teniendo un aspecto bronceado y luminoso, aplica después de tu base de maquillaje unos polvos bronceadores. Comienza aplicándolos en el alto del pómulo para dar luz a la zona inferior del ojo, no apliques un tono muy oscuro ya que si no parecerá que tienes ojeras; lo mejor es comprar unos polvos dúo que contengan un tono más claro para las zonas de nariz y pómulos y otro más oscuro para marcar la frente y la sien. Unifica el tono de tu piel aplicando los polvos bronceadores con una brocha grande, que te permita llegar al cuello, los hombros y el pecho y así hacer desaparecer esos antiestéticos cortes de color.

Para mostrar un rostro perfecto, aplica un poco de colorete en tus mejillas una vez que termines de aplicar tus polvos de sol y como toque final utiliza un iluminador en el lagrimal del ojo y la parte inferior de las cejas y verás cómo tu mirada se agranda y adquiere mucha más luz.

Si por el contrario, prefieres algo más intenso o tienes una boda, y en muy poco tiempo necesitas tener un color tostado brillante que haga lucir de forma especial tu look, puedes recurrir a los autobronceadores, con los que conseguirás de forma progresiva un bonito tono dorado; pero procura no aplicar en exceso y extiéndelo de forma uniforme y constante por todo el rostro y cuerpo teniendo cuidado de no dejar ninguna zona sin cubrir.


Refleja el sol con un espectacular brillo nacarado. ¡Tu rostro se mostrará vibrante cómo si regresaras de unos intensos días de playa!

Artículos Relacionados