Estilo Nórdico

El estilo nórdico es limpio, blanco, moderno, elegante y ecléctico. Este tipo de decoración, te invita a la tranquilidad y a la calidez, a pesar de tener toques de colores nevados y helados.

Los objetos nórdicos destacan por el contraste de líneas sencillas y colores vivos. Si bien, el color principal es el blanco, lo ideal es combinarlo con tonos vibrantes que rompan con la estética neutral y lisa. Si tus paredes, tu suelo y tus muebles son blancos, ¡rompe con el monocolor!, combina tu salón, tu dormitorio o tu baño con objetos de decoración fucsias, violetas o azules ¡toda una explosión de color en medio de un entorno casi ártico!

En ocasiones, un exceso de tonos blancos puede crear frialdad en tu hogar, por ello ¡debes prestar atención a la hora de elegir el mobiliario perfecto!

LA ATMÓSFERA PERFECTA

Para crear un clima cálido y acogedor en un entorno de estética nórdica, lo mejor es aprovechar al máximo la luz natural de tu hogar.

También puedes combinar luces directas e indirectas y, para mostrar un ambiente único con toques románticos, puedes repartir velas por toda la casa creando un ambiente íntimo y personal. ¿Quién dijo que el estilo nórdico era frío?

Uno de los principales materiales para este tipo de decoración boreal es, la madera. Es cálida, sencilla y fácil de combinar con pieles, cristales, flores naturales… todo dependerá si quieres mostrar un estilo más rústico o más elegante y lineal.

También, hay otros materiales que encajan muy bien con las piezas nórdicas, como pueden ser: el mimbre, el hierro forjado, las telas árabes… ¡combina lo mejor de cada país y crea un estilo único y personal!

Tu casa debe respirar calidad, funcionalidad y un diseño que no deje indiferente, pero siempre con rasgos sencillos, clase y buen gusto. El diseño escandinavo ha venido para quedarse por mucho tiempo y darle a nuestra casa un toque confortable, vivo y delicado.

EL ESPACIO NORTEÑO

¿Cuál es una de las ventajas de personalizar tu casa con un estilo nórdico? ¡El espacio!

Si tienes un apartamento pequeño, tu piso es interior o simplemente la distribución de tu casa es compleja y tiene muchos rincones desaprovechados, no dudes en convertir el blanco en el principal protagonista de tu hogar. Aprovecha la sensación de amplitud que te dan los muebles y las paredes blancos y consigue sorprender a tus visitantes, demostrándoles que espacio y estilo no están reñidos. ¡Apuesta por la neutralidad del blanco!

Artículos Relacionados