Las celebrities no han podido resistirse a esta tendencia y se ha convertido en el complemento imprescindible de la alfombra roja.