¿Sientes que tus patas de gallo se van asomando sigilosamente?, ¿notas que las primeras arrugas han decidido quedarte en tu rostro y no piensan moverse? ¿Tienes una piel con falta de elasticidad e hidratación? ¡Tranquila! Todavía estás a tiempo de devolverle a la piel la tersura y elasticidad que se merecen y, por supuesto, ¡decir adiós a las arrugas! ¿Quieres conocer cómo cuidar tu rostro y mostrarlo siempre joven y radiante? ¡Sigue nuestros pequeños consejos y ¡enseña tu piel!

¿CUIDAS TU ROSTRO DIARIAMENTE?

Si quieres presumir de una piel sana y bonita, comienza por cuidarla a diario. Sigue los pasos y ¡verás cómo cambia tu piel!

- Realízate una limpieza facial diaria: Debes llevar a cabo un ritual de Cuidados diario. Desmaquíllate correctamente y lava tu rostro todos los días con un jabón o limpiador facial que sepas que está totalmente indicado para tu tipo de piel (grasa, mixta o seca).


- Desmaquilla tu piel antes de irte a dormir: Lo mejor es que utilices agua micelar o una crema limpiadora y un tónico astringente, que ayuden a suavizar, tonificar e hidratar tu piel. ¡Déjala respirar!

- Aplica tu crema hidratante, con factor de protección solar, dos veces al día: Utiliza diariamente una crema hidratante con factor de protección solar y aplícala por todo tu rostro y cuello. Aunque sea invierno, es muy importante que siempre utilices un factor de protección solar alto y así conseguirás frenar el envejecimiento facial y facilitar la aparición de manchas solares. ¡Tómatelo en serio!

- Exfolia tu rostro: Es aconsejable que, una vez a la semana, apliques una exfoliante facial para eliminar las células muertas e imperfecciones. ¡Notarás que tu rostro mejora al instante!

¿CÓMO EVITAR LAS LÍNEAS DE EXPRESIÓN Y ARRUGAS?

Para evitar las líneas de expresión y arrugas, tienes que comenzar a cuidarte desde una temprana edad, aplicándote cremas antiarrugas. También, debes seguir un ritual diario de Cuidados; y por supuesto, no fumar, no beber en exceso y hacer mucho deporte. Llevar unos hábitos de vida saludables te permitirá poder obtener una piel más radiante y lisa, que conseguirá mantenerse con el paso de los años si la cuidas. Es cierto que la genética es muy importante, pero si mimas tu piel desde el principio, conseguirás estimular tu piel y aportarle elasticidad ¡Lucha contra los signos de la edad!

Previene y cuida. En tus manos está devolverle a la piel su luminosidad e hidratación. ¡Demuestra que los años no pasan por ti!