Ya llegan nuestras ansiadas vacaciones de verano y nos encanta estar en la playa y en la piscina tomando el sol para lucir una piel luminosa y bronceada.

Tener una piel bonita y luminosa con un bronceado de larga duración, es posible gracias a la ayuda de cremas con protección social y un buen aftersun. ¡Complementa estos dos productos siempre que te expongas al sol!

Para evitar que tu piel se deshidrate o descame es muy importante que restituyas esta pérdida aplicándote aftersun para reparar tu piel después de las exposiciones prolongadas al sol. El aftersun es calmante, refresca de forma inmediata, y contiene ingredientes que ayudan a nutrir y equilibrar tu piel, como: aloe vera, glicerina, aceites vegetales, manteca de karité, etc.

Podemos encontrar aftersun para el rostro o para todo el cuerpo. Lo ideal es que compres uno específico para cada zona, pero si sólo tienes uno, no te preocupes y úsalo por todas las zonas de tu cuerpo en la que el sol haya incidido notablemente.

BENEFICIOS DEL AFTERSUN

Entre los principales beneficios del aftersun, encontramos los siguientes:

• Refresca y alivia

• Recupera el equilibrio de la piel

• Hidrata y nutre

• Preserva la juventud de la piel, reconstruyendo las defensas.

• Ayuda a que tu bronceado sea más duradero, más brillante y uniforme.

TIPOS DE AFTERSUN

En cuanto a la textura del aftersun, podemos encontrarlo en diferentes acabados, los más extendidos son:

- Crema: Es la textura más común. Pueden ser más ligeras o más untuosas. Se pueden usar tanto en rostro como en todo el cuerpo.

- Gel: Aporta una dosis extra de frescor y se absorbe rápidamente. Tiene una textura suave, delicada y no suelen ser grasos. Puedes aplicarlo varias veces al día y siempre que tu piel necesite ser refrescada e hidratada.

- Fluido: Textura ultra-ligera y muy fácil de usar. Se absorbe rápidamente y no deja manchas.

-Spray: Suelen tener una textura suave y delicada como si rociaras tu cuerpo con agua. Son muy refrescantes y mantienen tu piel nutrida y brillante por más tiempo.

- Mascarilla: Este tipo de aftersun tienes que dejarlo actuar, al menos, durante 15 o 20 minutos sobre tu piel. Luego retíralo con abundante agua y observarás como tu piel se muestra espectacular y aliviada.


Este verano, mete en tu neceser un afertsun para acabar tu día de playa de la forma más refrescante ¡y con una piel como nueva!