Matificar, iluminar, exfoliar… descubre cómo puedes combinar tus mascarillas faciales para cuidar cada zona específica de tu cara con una acción a medida y combatir la piel apagada, los puntos negros, los granitos... La revolución multi-masking ha llegado, ¡únete a ella!

Reservar media hora de tu tiempo para cuidarte ha empezado a convertirse en una tradición para muchas mujeres. La razón es simple: durante la semana no paran de hacer cosas, sus agendas echan humo y necesitan parar unos minutos para mimarse como se merecen. Esta sesión de relajación, incluye un ritual de belleza que hace que se sientan mejor con su piel… ¿se te ocurre un plan mejor para este domingo por la tarde?

Este ritual de belleza está pensado para cuidar cada parte de tu cara con un tratamiento diferente: uno para las zonas grasas que necesites matificar; otro para aquellas en las que tengas más imperfecciones; y la última para iluminar las partes apagadas. Para conseguir todos estos beneficios en un solo producto descubre el Kit Multi-Masking Arcillas Puras.

¿Quieres aprender a utilizarlo? ¡Atenta!

DÓNDE APLICAR CADA MASCARILLA

El Kit Multi-Masking Arcillas Puras incluye 3 mascarillas faciales monodosis para aplicarlas por separado, o combinarlas entre sí: la verde purificante con extracto de eucalipto para matificar; la roja con extracto de Alga Roja para exfoliar; y la negra con carbón negro para conseguir un efecto détox.

Consejo: No superpongas las mascarillas para que tengan un resultado óptimo en tu piel.

  • MASCARILLA VERDE PURIFICANTE: Es perfecta para pieles grasas o mixtas que necesitan eliminar el exceso de sebo gracias a su acción matificante. La zona T (frente, nariz y barbilla).

    Después de utilizarla notarás tu piel fresca, limpia y purificada.

  • MASCARILLA ROJA EXFOLIANTE: Es un tratamiento que debes aplicar en aquellas zonas en las que tus poros se vean más abiertos o en las que la textura sea irregular. Estos problemas sueles concentrarse en los alrededores de la nariz, la barbilla, las mejillas y la frente, pero si tu caso es diferente puedes aplicarla donde lo necesites.

    Después de aclarar tu mascarilla notarás tu piel mucho más suave y lisa.

  • MASCARILLA NEGRA EFECTO DÉTOX: El cansancio, el deporte o la contaminación pueden tener un efecto negativo en tu piel, se apaga, sobre todo en zonas como la frente y la barbilla. Para devolverle la luminosidad necesitas este cuidado efecto détox.

Cuando termines tu ritual de belleza sentirás tu piel radiante.

Ahora que sabes para qué sirve cada una, combínalas entre sí según las necesidades de tu piel. Solo tienes que aplicar una fina capa de cada mascarilla sobre piel limpia en el lugar que elijas, esperar de 10 a 15 minutos hasta que el producto se seque por completo y, para terminar, enjuagar todo tu rostro con abundante agua.

Cuida tu piel con un ritual a medida que trata cada zona de tu cara según su necesidad.