Las mujeres utilizamos diversos métodos de depilación para lucir unas piernas suaves y envidiables. Estos métodos también pueden usarse para otras partes del cuerpo, como las axilas.

tipos de depilación

Hay métodos rápidos como la cuchilla o la crema depilatoria, pero no consiguen debilitar el pelo y los resultados son muy efímeros. Otros, en cambio, como la cera fría o caliente, aunque son más dolorosos, consiguen unos resultados óptimos y retardan el crecimiento del pelo por más tiempo, llegando a disminuir de forma sustancial la cantidad de vello en tu cuerpo. Luego, también tienes las, ahora más de moda que nunca, técnicas de depilación láser y fotodepilación, que consiguen hacer desaparecer el vello de cualquier parte de tu cuerpo de forma definitiva, eso sí, todavía son muy costosas y no todo el mundo puede permitírselo.

¿cera fría o cera caliente?

Si optas por los métodos de depilación tradicionales, no dudes en usar el más eficaz: la cera.

La depilación con cera, la puedes realizar en casa tú misma o en un salón de belleza, de la mano de los mejores profesionales. Puedes elegir dos tipos de cera: la cera caliente y la cera fría. A continuación, te explicamos las ventajas y los inconvenientes de usar un tipo de cera u otra:

Cera tibia y fría


Ventajas: Esta cera tiene resultados duraderos, puesto que arranca el vello de raíz. Es cómoda y fácil de usar, ya que se adquiere en paquetes de tiras que se aplican directamente sobre tu piel, después de calentarlas ligeramente con las manos. En el caso de la tibia, el procedimiento es muy similar, sólo que se suelen calentar previamente de forma leve, en un recipiente dentro de un microondas.

La cera fría resulta más beneficiosa para la piel, ya que al no incidir el calor directamente, el riesgo de obtener pequeñas quemaduras o varices es nulo.

Inconvenientes: La utilización de la cera tibia o fría, hace que en ocasiones, el vello no se arranque de raíz y se parta por el camino, por ello, la duración de sus resultados suele ser menor y muchas veces, tienes que acudir a otras técnicas, para retirar los pelitos sobrantes.

Otras veces, también escucharás a mujeres decir que son más costosas, ya que no se reutilizan y por lo tanto, siempre tienes que comprar nuevos paquetes o recambios, cada vez que tengas que depilarte.

Cera caliente


Ventajas: La cera caliente es la reina de las depilaciones por excelencia, aunque bien es cierto, que en los últimos años cada vez se intenta emplear otros métodos más rápidos y sencillos, y en ocasiones, con el láser, más duraderos.

Con la cera caliente, el vello se debilita desde la primera depilación y se va volviendo más fino y débil, de tal forma, que con el paso del tiempo y siendo constante, deja de crecer y desaparece.

La piel, en esta ocasión, se mantiene suave y sin restos visibles de producto, ya que con cada aplicación es fácil retirar la tira de cera aplicada con un simple tirón.

Es duradera, tus piernas puedes estar suaves y sin vello hasta 3 semanas, aunque también varía mucho el color y grosos de tu pelo.

Es reutilizable, con lo que puedes usarla varias veces y por lo tanto, es un método de depilación económica.

Inconvenientes: Es un método doloroso y en ocasiones puede producir en la piel rojeces y pequeñas quemaduras.

Para utilizar la cera caliente, tu vello debe haber crecido, al menos, 2 milímetros.

Hay mujeres, que tienen la piel sensible, que su uso está contraindicado, ya que hay que ser muy cuidadosas para utilizar este producto sin consecuencias. Después de depilarse con cera, es importante aplicar productos para el cuidado de la piel.


¿Has decidido ya con que método de depilación te quedas? ¡Luce ahora y siempre unas piernas bonitas, suaves y sin un pelo!