Si a la hora de limpiar tu rostro notas la piel áspera o enrojecida, aprende cuáles son los productos más suaves para cuidarla como se merece. Descubre cómo desmaquillarte los ojos y la cara con este ritual ultra-delicado.

La piel es el órgano más grande de todo tu cuerpo y una de sus misiones principales consiste en proteger a tus órganos del exterior, por ello, es esencial que la cuides todos los días para que siga en plena forma año tras año. Ya sabes que las claves para mimarla todos los días son limpiar, proteger e hidratar tu piel; la primera, la limpieza, es esencial ya que no podrás aplicar ninguno de los pasos posteriores sin haberla llevado a cabo.

Pero si notas que cada vez que comienzas a desmaquillarte los ojos y la cara éstos se enrojecen o irritan, necesitas probar con productos formulados para mimar a las pieles más sensibles. La gama Flores Delicadas para pieles sensibles es exactamente lo que estás buscando para recuperar la sensación de confort durante tu rutina diaria de limpieza.

Conoce los productos ultra cremosos y enriquecidos con jazmín y rosa con los que sentirás una piel mucho más que limpia y bonita cada día.

CÓMO QUITAR EL MAQUILLAJE SIN DAÑAR TU PIEL

Para saber cómo desmaquillarte correctamente para proteger tu tipo de piel, confía en la gama Flores Delicadas para pieles sensibles. Conoce sus diferentes texturas para elegir tu preferida:

PARA DESMAQUILLAR TU PIEL:

Puedes elegir entre el Bálsamo Desmaquillante, la Leche de Limpieza o las Toallitas Desmaquillantes:

  1. Bálsamo Desmaquillante: Este bálsamo de textura untuosa y súper delicada derrite el maquillaje al instante (hasta el de ojos más resistente). Solo tienes que coger una nuez de producto con tus dedos y masajearlo sobre todo el rostro con la ayuda de movimientos circulares.

    Solo necesitas hacerlo durante 30 segundos; después, aclara tu piel con abundante agua tibia.

  2. Leche de Limpieza: Este desmaquillante no solo limpia sino que además nutre con una fórmula ultra suave. Solo necesitas un disco de algodón para extender el producto sobre tu rostro.

  3. Toallitas Desmaquillantes: Aunque este formato está también indicado para pieles sensibles, procura reservarlo para momentos determinados como viajes o escapadas de última hora… es preferible que utilices cualquiera de las dos opciones que te detallamos más arriba.

PARA TONIFICAR TU PIEL:

Como último paso antes de comenzar con la hidratación y cuidado de tu piel, no te olvides de equilibrar su pH que se trastoca después de desmaquillarla. Además, gracias a este gesto consigues potenciar el efecto de los productos que apliques a continuación, como el sérum o la crema hidratante.

Aprende a desmaquillar tus ojos y tu cara con una rutina totalmente respetuosa con las necesidades de tu piel.