Ahora que las vacaciones han terminado, regresa a la rutina con la mejor cara gracias a un ritual de cuidado de la piel diseñado para que la notes más luminosa y radiante.

Volver es un verbo que, cuando hace referencia a la época de las vacaciones, cuesta mucho conjugar. Y es que, por mucho que hayas desconectado durante los días de Navidad, la realidad se impone y la vuelta al día a día parece una tarea imposible de abarcar… con buena cara. Pero no te agobies, sabes que reengancharte a tu estilo de vida normal es cuestión de pocos días y nosotros queremos ayudarte a encajar mejor este periodo de adaptación con una rutina que iluminará tus facciones.

Porque una piel bonita siempre es un buen comienzo y sentirte guapa consigue que tu autoestima te convenza de que puedes conseguirlo todo. El secreto para hacerlo realidad es simple y efectivo: limpia tu piel en profundidad e hidrátala con una crema que logre que la sientas fresca y luminosa.

Pero no te preocupes si no sabes por dónde empezar, te detallamos cada paso que necesitas para sentirte radiante durante el primer mes después del verano.

CÓMO CONSEGUIR UNA PIEL LUMINOSA

Reserva unos minutos de tu tiempo 2 ó 3 veces a la semana para poner en práctica este ritual de cuidado facial con el que iluminar tu piel. ¿Estás lista para mimarte como te mereces?

  1. Retira el maquillaje y la suciedad superficial. Para empezar esta rutina de belleza es imprescindible hacerlo con la piel totalmente limpia. Para ello, utiliza un limpiador que consiga un efecto iluminador. ¿Por ejemplo? El Gel Limpiador Efecto Détox Arcillas Puras, porque su acción detoxificante elimina la suciedad a la vez que deja tu piel luminosa.

    Modo de uso: aplícalo sobre la piel húmeda con movimientos circulares y evita el contorno de ojos y labios.

  2. Combate la piel apagada y el tono irregular con una mascarilla facial como la Mascarilla Arcillas Puras Iluminadora. Su fórmula enriquecida con extracto de Limón Yuzu, clarifica la piel y unifica el tono para un efecto iluminador global.

    Modo de uso: Aplica una fina capa de tu mascarilla sobre todo el rostro y espera de 5 a 10 minutos hasta que el producto se seque por completo. Cuando haya pasado este tiempo, aclara la mascarilla con agua tibia y realiza suaves movimientos circulares mientras lo haces para potenciar el efecto exfoliante de sus micro-partículas.

  3. Hidrata tu rostro con un cuidado fresco y ligero. La hidratación es esencial para mantener tu piel sana y también un paso indispensable para que se mantenga luminosa. Te proponemos que pruebes el cuidado líquido Hydra Genius Aloe Water ya que su textura ligera se absorbe en tu piel de inmediato y la deja hidratada durante 72 horas*.

    Modo de uso: Aplícala después de la mascarilla con suaves movimientos circulares y no te olvides de cubrir también el cuello.

Pon en práctica estos 3 pasos y llena tu piel de luminosa energía para afrontar la vuelta a la rutina.

*Test Instrumental