A medida que pasan los años, nuestra piel comienza a perder firmeza y elasticidad, apareciendo las temidas arrugas. Primero comienza a aparecer unas ligeras líneas de expresión, que dan paso a las patas de gallo, luego comienzan a marcarse las comisuras de los labios y después aparecen las primeras arrugas en el cuello.

Las arrugas en el cuello son especialmente visibles. Factores como los daños producidos por el sol, la pérdida de tono muscular y la pérdida de firmeza en la piel de tu rostro contribuyen a la aparición de estas antiestéticas arrugas.

¡Luce un cuello liso y sin arrugas!

Si quieres volver a lucir un cuello terso, con una piel lisa y sin imperfecciones, te contamos algunos métodos que puedes usar para hacer desaparecer tus primeras arrugas. Cuanto más pronto comiences, más fácil será hacerlas desaparecer. ¡Devuelve la juventud a tu cuello!

1. Haz ejercicios que te ayuden a tener un cuello más liso. Un ejercicio que puedes hacer de forma fácil desde casa es este: Recuéstate en la cama con una almohada que sostenga tu cabeza. Une tus manos detrás de tu cabeza. Luego, levanta tu cabeza de la almohada y ejerce presión hacia atrás. Después, baja la cabeza. Levántala y bájala, al menos, 5 veces seguidas. Repite el ejercicio a diario.


2. Utiliza una crema especial para pieles maduras en rostro y escote. Aplica el producto por la mañana y por la noche con suaves movimientos circulares hasta su completa absorción. No olvides nunca hidratar siempre la piel de tu cuello.

3. Descubre el colágeno para tu piel. Procura que los productos que uses contengan gran cantidad de colágeno, para devolver a tu piel la elasticidad necesaria para devolver a tu cuello la tersura necesaria. ¡Te sentirás mucho más joven!

4. La exfoliación de tu piel es fundamental sobre el cuello y el escote para eliminar las células muertas y así, obtener una piel sin imperfecciones. Esto ayudará a la regeneración celular y a suavizar tus arrugas.

¡Di adiós a la flacidez! A partir de ahora, ¡enseña tu cuello liso!