¿Sabes cuál es el secreto para disfrutar de una piel luminosa y que irradie salud? Te desvelamos las causas y las soluciones a los estragos que causa la polución en tu rostro.

Es probable que en tu día a día entres en contacto con numerosos agentes contaminantes sin que seas consciente de ello: el humo de los coches o autobuses, algunos hábitos nocivos para la salud como el tabaco, o incluso el viento, que puede arrastrar químicos que se introducen en tus poros y confieren a tu tez un aspecto más seco y apagado cada día. Además, el estrés también es otro de los culpables de la posible pérdida de luminosidad en tu cutis.

Sin duda, cada vez es mayor el número de personas concienciadas sobre el daño que causa la polución: ya no es suficiente con protegerse del daño solar para luchar contra el envejecimiento prematuro, sino que también una buena limpieza facial es un factor determinante para conservar una piel de aspecto joven y sano por más tiempo.

La buena noticia es que, aunque es cierto que debido a tu acelerado estilo de vida no puedes aislarte del mundo para evitar estos efectos negativos, sí que puedes introducir nuevos pasos a tus hábitos de higiene y belleza que minimicen el problema:

EL DÍA D HA LLEGADO

¿El día D? Sí, el día Detox ha llegado para reducir el daño que la polución provoca en tu rostro y para que te propongas firmemente sacar tiempo para relajarte; esto reducirá tus niveles de estrés a mínimos inimaginables. ¿Cómo lo lograrás? Reserva 3 momentos de tu semana para imbuirte en una nueva experiencia purificante que conseguirás gracias a la mascarilla negra “detox”. Este producto, elaborado con 3 Arcillas Puras + Carbón, ilumina y clarifica las pieles apagadas.

Sus 3 Arcillas Puras han sido elegidas por unos efectos ultra beneficiosos para la piel: Caolín, que atrapa impurezas y absorbe el exceso de sebo; Montmorillonita, famosa por su efectiva acción anti-imperfecciones; y Lava de Marruecos, que ilumina y mejora la textura del cutis. Y todas ellas combinadas con las bondades del carbón que convierten a este tratamiento casero en el último grito “detox”.

El protocolo de aplicación está diseñado para que disfrutes de un momento de relax mientras te liberas de las impurezas acumuladas a lo largo del día. ¿Lo mejor?

No puede ser más fácil de llevar a cabo:

Aplica una fina capa de la mascarilla negra “detox” después de desmaquillar tu piel y dejarla completamente limpia.

Espera de 10 a 15 minutos mientras disfrutas de una sensación de calma total y sientes como el estrés se esfuma.

Retira la mascarilla con abundante agua tibia hasta eliminar todo rastro de ella cuando muestre un color grisáceo.

Repite este ritual 3 veces a la semana para librar a tu piel de impurezas y comprueba cómo después de la primera semana disfrutarás de una tez luminosa y visiblemente más radiante.

Tengas la edad que tengas, ya sean 18 ó 68 años, notarás de inmediato una transformación inmediata en tu piel.

¡Ríndete al Día D!