Podemos definir la celulitis como “una acumulación subcutánea de grasa en ciertas partes del cuerpo, que toman el aspecto de la piel de la naranja”. Este problema es más común en mujeres que en hombres y eliminarla o prevenirla es una de las grandes preocupaciones que sufrimos.

La celulitis está sobre todo presente en glúteos, piernas y tripa y afecta tanto a mujeres delgadas como gruesas. Muchas pueden ser las causas de la aparición de la celulitis:

- Factor hereditario

- Genética

- Deficiencias en la nutrición

- Problemas circulatorios

- Ansiedad

- Depresión

Para evitar la aparición de la celulitis o difuminarla progresivamente, debes llevar a cabo unos pasos fundamentales:

Aliméntate correctamente

Procura llevar una alimentación sana y equilibrada. Intenta comer, sobre todo, ensaladas, verduras, frutas, carnes y pescados y evita las grasas saturadas y el exceso de azúcares. También es recomendable que no te excedas en el consumo de bebidas alcohólicas, refrescos con gas o la sal, que provoca importantes retenciones de agua.

Bebe mucha agua

Lo mejor es beber, al menos, 1,5 o 2 litros de agua diarios para que tu organismo drene correctamente.

Realiza deporte regularmente

Asociada a una alimentación equilibrada, la práctica de algún deporte te ayudará a vencer la celulitis. Si no tienes mucho tiempo, prueba a caminar todos los días durante 30 minutos e incluso a hacer pequeños ejercicios de tonificación en tu propia casa. ¡Practica deporte para sentirte bien por dentro y por fuera!

Utiliza cremas reductoras y anticelulíticas

Con el tiempo, la celulitis se instala y las fibras de elastina, indispensables en el mantenimiento de la elasticidad de la piel, se deterioran. Lo mejor es, que también te apoyes en productos específicos para la celulitis, que te ayuden a mejorar la elasticidad de la piel y eviten su degradación. Procura masajear, con movimientos circulares, las zonas afectadas diariamente y trabájalas con tus manos o con aparatología específica para unos resultados satisfactorios.

Intenta evitar la ropa muy ajustada

No te pongas pantalones o trajes muy ajustados y procura no estar mucho tiempo sentada o con las piernas cruzadas. Esto conseguirá que retengas más líquidos y por lo tanto, que cada vez se muestren más zonas de tu cuerpo con la temible piel de naranja.


Sobre todo, ¡sé constante! Intenta adoptar costumbres saludables y mantenerlas y no te descuides si comienza a desaparecer ya que si no sigues con unos hábitos saludables volverá aparecer. ¡Aprende a cuidar tu cuerpo!