Existen muchas razones por las que puedes levantarte con la cara hinchada por las mañanas, te contamos cuáles son, cómo puedes evitarlas y los productos que te ayudan a refrescar la piel.

Te levantas por la mañana, te miras al espejo y notas tu cara hinchada… ¿te sientes identificada con este problema? Si es así, te habrás dado cuenta que existen ciertos hábitos que empeoran la situación, como por ejemplo:

  • No bebes suficiente cantidad de agua a lo largo del día: la deshidratación provoca que los vasos sanguíneos se dilaten.

  • Tienes intolerancias alimentarias.

  • El día después de haber ingerido bebidas alcohólicas o comidas muy grasientas, azucaradas o saladas.

  • Sinusitis.

  • Un clima excesivamente caluroso.

  • Vida sedentaria.

Éstas son solo algunas de las causas por las que puedes sufrir hinchazón en la cara; para evitar o disminuir el efecto no te pierdas algunos consejos con los que puedes combatir el problema.

TOP 4 CONSEJOS CONTRA LA CARA HINCHADA

ACUÉRDATE DE BEBER AGUA

Hidrátate todos los días con la cantidad suficiente de agua – de 2 a 3 litros diarios - para evitar la deshidratación y la retención de líquidos. Puedes añadirle zumo de limón para activar el metabolismo.

Además de hidratarte por dentro debes ayudar a tu piel desde fuera para mantener los niveles de agua.

Para conseguirlo, te proponemos utilizar una hidratante con una textura ultra ligera como el cuidado líquido Hydra Genius Aloe Water; su fórmula – que contiene aloe vera y ácido hialurónico – mantiene la hidratación durante 72 horas* y su textura se absorbe de inmediato y te deja una sensación de agradable frescura.

ALIMÉNTATE DE UNA FORMA SALUDABLE

Evita la sal en la medida de lo posible e introduce en tu alimentación ingredientes drenantes con alto contenido en agua como la sandía, la piña, los espárragos o el pepino. Combínalos con proteínas magras como el pollo, el pavo o el pescado blanco.

MASAJES FACIALES

Los masajes faciales consiguen drenar el líquido que se acumula en el rostro con mejores resultados de los que te imaginas. Puedes comenzar con ligeros toquecitos en la frente, continuar por las sienes y bajar por el lagrimal, los laterales de la nariz, la barbilla y terminar por la línea de la mandíbula hasta los lóbulos de las orejas.

Repite el proceso por la mañana y por la noche cuando empieces a notar la hinchazón.

RITUAL DETOX UNA VEZ A LA SEMANA

Limpia en profundidad tu piel 1 ó 2 veces a la semana para eliminar las toxinas e impurezas que se acumulan en tu rostro a lo largo de los días. Puedes combinar la Mascarilla verde purificante y la negra efecto détox en diferentes zonas de tu cara para conseguir resultados a medida: la primera aplícala en las mejillas, el tabique nasal y los laterales de la nariz y la segunda en la frente y la barbilla.

Después, espera 15 minutos hasta que se sequen ambas mascarillas y retíralas con la ayuda de abundante agua tibia.

Pon en práctica estos consejos, introduce buenos hábitos en tu vida y despídete del efecto cara hinchada.

*Test instrumental