Para mostrar un rostro limpio y perfectamente hidratado, es conveniente que apliques tu gel limpiador, pero además, es importante que realices una limpieza facial.

Las limpiezas faciales puedes hacértelas en centros de belleza especializados, pero en ocasiones, utilizan productos químicos muy fuertes que pueden llegar a irritar tu piel. Por ello, lo mejor es que realices este tipo de limpiezas 1 o 2 veces al año y procures limpiar tu rostro desde casa con productos caseros. ¡Verás cómo refrescas y suavizas tu piel!

LIMPIA TU ROSTRO CON PRODUCTOS NATURALES

La limpieza facial no es sustituta de una correcta hidratación diaria. Es por ello, que deberás seguir aplicando tus productos imprescindibles de belleza para obtener un rostro más terso y luminoso. Si quieres lucir un cutis radiante, sigue unos pasos básicos de belleza y confecciona tu misma una mascarilla que limpie y tonifique tu piel. ¡Complementa tus productos de belleza con remedios naturales!

1. Limpia tu rostro con una infusión de té o manzanilla. Es sencillo, sólo tendrás que introducir una bolsita de infusión sobre una taza con agua hirviendo y dejar que la infusión se temple. A continuación, coge un algodón y empápalo en el agua templada y extiéndelo por todo tu rostro con pequeños movimientos circulares. Luego, retira el exceso con agua fría. ¡Una piel suave y confortable!


2. Realiza una sencilla mascarilla con productos que seguro que siempre tienes en casa. Para esta mascarilla necesitarás un yogur natural, una cucharadita de miel y unas 10 gotas de limón. Une todos los ingredientes y bátelos hasta lograr una pasta homogénea. Luego, aplícalo por tu rostro (no extiendas producto alrededor de tus ojos) y espera 30 minutos. ¡Alucinarás con el frescor y la elasticidad de tu cutis!

3. Si tienes la piel seca, sustituye la miel por aceite de oliva y el limón por aguacate. Luego, retira el exceso de producto con agua tibia.

4. Para tus ojos, utiliza dos rodajas de pepino. Esta hortaliza descongestionará tus ojos inmediatamente y eliminará el hinchazón provocado por las bolas y ojeras. Así que ya sabes, corta dos rodajas de pepino bien frío y pósalas sobre cada uno de tus ojos durante 20 minutos. Esta es la mirada que necesitabas, una sensación descansada y llena de luz.

Hay productos como la leche, la zanahoria, la manzana o las almendras que conseguirán cambiar el aspecto de tu rostro en sólo unos instantes. Así que, ¡descubre los beneficios de los productos naturales! Eso sí, cada mañana y antes de dormir, no olvides aplicar tu sérum, tu crema hidratante y por supuesto un bien contorno de ojos contra pequeñas arrugas y líneas de expresión. ¡Mantén tu cutis a raya!