Uno de los problemas más comunes que sufren las mujeres y los hombres, sobre todo cuando hace mucho frío o mucho calor, son las manos secas.

Hay determinados trabajos que exigen realizar tareas donde las manos se estropean más fácilmente y acaban mostrándose secas y muy envejecidas. ¡Acaba con esto! Las manos son tan importantes como cualquier otra parte del cuerpo y, por ello, necesitan unos cuidados diarios que rara vez se hacen. Toma nota, llega el fin de las manos secas. ¡Disfruta con tus “nuevas” manos!

CUIDADO DE LAS MANOS

Para lucir unas manos bonitas, debes de llevar a cabo las siguientes teorías:

- Exfolia tus manos antes de exponer tu piel al sol.

- Realizando enérgicos movimientos, hidrátalas con una crema específica de manos y deja actuar. Si vas a exponerte al sol utiliza una crema con factor solar.

- Cuando salgas de la ducha, utiliza siempre una toalla caliente y seca los dedos entre mano y mano. Es muy importante que los dedos están bien secos ya que así evitarás que salgan antiestéticas pieles o descamaciones por la humedad.

- Utiliza siempre, una crema de manos para hidratar tus manos y evitar la sequedad. Procura aplicar la crema todos los días y extiéndela perfectamente hasta su completa absorción.

- Procura no utilizar productos químicos sin ponerte guantes. Por ejemplo, si vas a fregar o a limpiar la casa, ponte siempre unos guantes de latex, ya que los productos químicos conseguirán resecar tus manos y agrietarlas. ¡Ellas también se merecen estar resguardadas de posibles agresiones!

- El frío, también afecta en exceso a tus manos. Lo mejor, es que intentes protegerlas siempre de los cambios bruscos de temperatura. Aplica cremas y geles adecuados y ¡ponte guantes! Verás cómo tus manos se sentirás más confortables y lucirán más bonitas.

- Si tienes pequeñas heridas o pieles alrededor de tus uñas, no las arranques con las manos o la boca. Procura desinfectar siempre la parte afectada y luego, retira las pieles con ayuda de un instrumento adecuado, que no dañe tus manos ni tus uñas.


Lucir unas manos bonitas cuesta muy poco trabajo y casi nada de dinero, así que, ya sabes. Cuida tus manos y ¡lúcelas siempre perfectas!