Un rostro perfecto y radiante define tu personalidad y es tu carta de presentación. Para ello, debes procurar mimarlo y cuidarlo a diario para prevenir los posibles cambios que se pueda manifestar, especialmente los que conlleva el paso de los años. ¡Dale a tu piel la importancia que se merece!

RUTINA 3 PASOS

1º paso: LIMPIAR

No olvides que si quieres mantener un rostro sano y bonito, la limpieza será el primer paso a seguir para que los cuidados que vengan a continuación sean realmente efectivos.

2º PASO: HIDRATAR

Es importante mantener tu piel hidratada durante todo el día y sobre todo, prepararla correctamente antes de la aplicación de tu maquillaje. ¡No dejes que se seque ni se escame!

En tu ritual de belleza diario, utiliza siempre 3 productos básicos con los que mostrarás una piel sedosa, uniforme y con un brillo único. ¡Apunta!

- Lo primero que debes hacer es aplicar un sérum que transforme e ilumine tu piel. Sólo necesitarás unas gotas y deberás extender el producto a pequeños golpecitos por todo tu rostro. Los resultados son asombrosos.

- A continuación, aplica una crema hidratante de día que alise tu piel y la hidrate en profundidad.

- Para finalizar, selecciona un contorno de ojos adecuado según tus necesidades, y aplica un poco de producto con leves movimientos circulares alrededor de tus ojos. Es una parte de la piel muy delicada, así que ¡mímala en profundidad!

3º PASO: NUTRIR

Por las noches, debes de continuar con tu ritual de belleza. Para ello, desmaquilla tu rostro con Agua Micelar desmaquillante y seguidamente aplica una crema de noche nutritiva. ¡Enciende tu tono y difumina tus pequeñas arrugas!

Cuidar el rostro es necesario y muy sencillo. Sé constante y comienza desde ahora, aunque todavía tengas una piel joven y elástica. Anímate, ¡más vale prevenir que curar!