La piel seca se destaca visiblemente por la falta de humedad. La sequedad en la piel es un síntoma muy común, especialmente en las personas a partir de los cincuenta años. Este problema se presenta con mayor frecuencia en el invierno cuando el contraste de temperaturas puede provocar baja humedad.

CAUSAS DE LA PIEL MUY SECA

El uso de calentadores o aires aumenta la probabilidad de que se presente sequedad en cualquier parte del cuerpo, aunque normalmente no tengamos la piel seca. El uso de algunos jabones, también pueden contribuir a secar y apagar nuestra piel.

Cuando este aspecto aparece en el rostro, se manifiesta en una piel apagada y con falta de elasticidad. ¿Los síntomas de una piel muy seca y deshidratada? Una piel áspera, agrietada, con zonas escamadas y, sobre todo, muy irritada.

Cada día la piel sufre múltiples agresiones: los rayos UV, el estrés, los constantes cambios atmosféricos, la contaminación... Todos estos factores son los responsables de provocar el envejecimiento prematuro de la piel, apagar el tono y fragilizar la barrera cutánea, favoreciendo así la deshidratación.

Para devolver a las pieles secas confort, elasticidad y suavidad, lleva a cabo cada día un programa ideal de belleza. Sólo necesitarás tres pasos:

1. Leche limpiadora: Puedes utilizar tanto una leche limpiadora con calcio, como una leche limpiadora antisequedad.

2. Tónico suave astringente: También los hay de muy diversos tipos.

3. Crema hidratante con factor de protección solar: Te recomendamos diferentes según tu piel, pues hay cremas para la piel seca y otras cremas para la piel mixta.

Aunque suene a tópico, lo cierto es que es necesario, también, complementar estos cuidados con una dieta equilibrada, rica en vitaminas y minerales; y beber abundante agua al día, unos 2 litros, ya que con ello mejorarás la textura de tu piel y la mantendrás joven por más tiempo.

Es muy importante que adquieras conciencia y sigas estos pasos para proteger tu piel y aportarle una resplandeciente luminosidad, reforzando la capacidad de la piel de retener el agua, asegurando una hidratación óptima para todo el día.

TRATAMIENTO PARA LA PIEL DESHIDRATADA

Debes tener en cuenta, que hay algunos productos completamente desaconsejables para las pieles secas, ya que si los aplicas, lo único que conseguirás es dañar y secar más tu piel, mostrando sequedad e irritación, que a la larga pueden tener repercusiones más negativas. Por lo tanto, dentro de tu tratamiento, procura siempre evitar:

- Lavarte la cara con jabón (si usas un jabón, procura que sea indicado para pieles secas).

- No uses productos que contengan alcohol.

- Procura no exponerte en exceso al sol y, si lo haces, evita las horas centrales del día y usa cremas con factor de protección solar alto.

- Antes de maquillarte, hidrata siempre tu piel y procura usar bases de maquillaje fluidas y no compactas o en polvo que resecan el rostro.


Estos son algunos consejos para actuar contra la temible piel seca. El exceso de sequedad puede combatirse, sólo tienes que llevar a cabo unas prácticas pautas y mimar siempre tu piel. ¡Muéstrala joven y radiante!