La rosácea es una alteración de la piel que se manifiesta en irritación y rojeces. Este problema cutáneo no suele conllevar importantes problemas de salud, pero sí es muy molesto y antiestético. Eliminar la rosácea no es sencillo y lo mejor es que acudas al dermatólogo para que trate tu alternación y te recete los productos adecuados para acabar con ella, pero también ayuda que cuides tu piel a diario con los productos adecuados. Tengas la edad que tengas, no abandones tu piel. ¡Es hora de mostrar un rostro bonito!

La limpieza facial diaria: el cuidado fundamental para acabar con la rosácea

La rosácea también se disminuye con un cuidado básico diario de la piel. ¿Sabes lo que tienes que hacer para mostrar tu rostro suave e hidratado? Sigue nuestros consejos y disfruta de tu nueva piel.

1. Recuerda la importancia dedesmaquillar tu rostro a diario. No importa lo cansado que haya sido tu día, cuando llegues a casa procura siempre desmaquillar tu rostro. Para ello sigue los pasos imprescindible: Comienza, aplicando Agua Micelar por todo tu rostro, con ayuda de un algodón, para eliminar los restos de suciedad y maquillaje. Después, si has maquillado intensamente tus ojos, selecciona un desmaquillante bifásico de ojos y labios waterproof y elimina los restos de máscara de pestañas o eyeliner que puedan quedar en tu rostro. Seguidamente, utiliza un tónico purificante para refrescar tu rostro y eliminar posibles impurezas.


2. Una vez que tu rostro este completamente limpio, es hora de hidratar tu piel. Para ello, utiliza un sérum y una crema especial para pieles sensibles. Consulta a tu especialista que tratamiento se adapta más a tus necesidades y luego aplícalo dos veces al día (por la mañana y por la noche) para nutrir e hidratar en profundidad la piel. ¡Di nunca más a las rojeces!

3. Para finalizar, cada 10-15 días utiliza una mascarilla calmante en tu piel, con la que on seguirás relajar tu piel y evitar la sequedad de las zonas más problemáticas.

No necesitas muchos cuidados para mantener un rostro limpio y cuidado todos los días. Nunca es tarde para comenzar a mimar la piel, incluso las más problemáticas. ¡Conviértete en tu propia experta en el cuidado de tu rostro!