Los poros abiertos son un problema estético que afecta a muchas mujeres, en especial a las más jóvenes y aunque no son causados por ninguna enfermedad, si que resultan poco atractivos en el rostro y son muy difíciles de eliminar.

Esto poros se originan porque la piel tiene glándulas productoras de sebo y el tamaño de las glándulas sebáceas es muy grande, mostrándose orificios por donde se produce mucha cantidad de sebo. La aparición de estos poros se debe a diversos factores, como: la edad, el sexo, la herencia, el consumo de determinados alimentos… en algunos casos, además, aparecen acompañados de acné.

¿Qué tipo de piel muestra poros dilatados?

Las pieles más sensibles a tener poros abiertos o acné son las pieles grasas. Es cierto, que hay ocasiones en las que el acné o los poros aparecen en pieles secas, pero la generalidad es que suelen mostrarse en pieles mixtas, con brillos o tendencia a engrasarse.

La cantidad de poros varía según la piel, pero su ubicación suele estar relacionada con las zonas más grasas, como suelen ser: frente, nariz, mejillas y mentón. Es por ello, que debemos cuidar especialmente estas zonas para que intentar detener la aparición de más sebo en las partes más brillantes y menos hidratadas.

¿Cómo limpiar nuestra piel para evitar el sebo?

Podemos realizar una limpieza facial adecuada que nos permita minimizar la aparición de acné y poros dilatados; al fin y al cabo, si nuestra piel está siempre limpia y cuidada es menos probable que aparezcan antiestéticos granitos o puntos negros.

Si quieres lucir una piel radiante y limpia, sigue nuestros consejos y realiza todos los días “tu ritual minimizador de poros”. Te contamos los pasos a seguir:

1. Gel Limpiador Sublime & Suave

Está demostrado que elimina todos los restos del maquillaje y revela una mejor calidad de la piel. Este gel elimina todas las impurezas de un modo delicado, revelando una piel confortable e intensamente hidratada.

2. Leche Limpiadora y desmaquillante Sublime & Suave

Una vez que tu piel este limpia, aplica una capa de leche limpiadora con ayuda de un algodón. Observarás un velo de suavidad para todo tipo de pieles, consiguiendo una piel radiante y aterciopelada.

3. Tónico Purificante

Elimina los restos de suciedad y refersca tu piel con el tónico purificante. Con una simple pasada, notarás como la piel aparece limpia, fresca, lisa y confortable durante mucho tiempo

.

Después, aplica tu crema de día Triple Activa Hydrafresh para pieles mixtas y siente la frescura e hidratación que tu piel necesita durante todo el día. Sigue los pasos a diario y ¡di adiós a la pesadilla de los poros abiertos!