La preparación de la piel es tan importante como el maquillaje. El cuidado de la piel debe convertirse en un ritual que debes adoptar siempre, antes de aplicar tus productos de maquillaje, y verás cómo notas una piel mucho más radiante y saludable.

Cuidar la piel es muy importante para mostrar una buena apariencia diaria, pero eso no significa que tengas que gastar mucho dinero en tratamientos de belleza, sino que debes elegir los productos esenciales para hidratar tu piel y prepararla para el maquillaje.

También tienes que tener en cuenta los elementos medioambientales y los diferentes factores externos. Estos hacen que tengamos una piel apagada, áspera y sin vida, mostrando un aspecto más descuidado y un rostro más castigado, sobre todo con el paso de los años.

ANTES DEL MAQUILLAJE

Limpieza: Utiliza un gel limpiador para lavar tu rostro y cuello. Aplica el producto sobre el rostro húmedo, con movimientos circulares y suaves. Enjuaga con abundante agua y seca con un pañuelo o toalla.

Si tienes restos de maquillaje de larga duración o resistente al agua en tus ojos, aplica un desmaquillante suave específico para ojos y con ayuda de un algodón elimina las impurezas sobrantes. No arrastres, sólo realiza suaves movimientos circulares para retirar la suciedad.

Luego, coge otro algodón y aplica un poco de leche limpiadora y repártelo por todo el rostro con suaves movimientos circulares, observarás como eliminas todos los restos de suciedad y aportas una luminosidad y limpieza instantánea a tu cutis.

Tonifica: Aplica con un algodón un tónico equilibrante para controlar la grasa y eliminar impurezas que puedan haber quedado en tu rostro. Este producto ofrece frescor inmediato a tu piel.

Hidrata: Para finalizar, aplica una loción o crema hidratante por todo el rostro y el cuello, como base para proteger tu piel. Asegúrate de que usas una crema indicada para tu tipo de piel y que contiene un alto factor de protección solar, ya que aunque sea invierno los rayos del sol actúan con fuerza y pueden acelerar el proceso de envejecimiento prematuro de tu piel, a la vez que la aparición de pequeñas manchas o imperfecciones.


Sigue estos pasos y verás cómo tu piel se muestra limpia y lista para cualquier maquillaje.