Este verano tienes un propósito muy importante que cumplir: proteger tu piel del sol y cuidar de ella con mucho mimo para que, cuando llegue octubre, continúe libre de manchas, líneas de expresión o quemaduras. ¿Te apuntas al reto?

El sol es vida, es luz y es alegría, llevas meses esperándolo y, ahora que por fin lo ha llegado no piensas esconderte de él. Nosotros no pensamos convencerte de lo contrario sino concienciarte de que existen maneras y maneras de vivir el verano. ¿La más inteligente y segura? Proteger tu piel del sol para evitar el envejecimiento prematuro, las manchas o incluso algún problema de la piel que esté directamente relacionado con la exposición solar.

Cuando vayas a la playa o a la piscina y planees exponerte directamente a los rayos solares es necesario que apliques crema con SPF alto (50 o más) sobre cara y cuerpo. Pero no te olvides de tu día a día en el que pasas también bastante tiempo expuesta al sol sin que te des cuenta. Estos momentos también tienen un efecto directo sobre tu piel y debes estar protegida.

CÓMO CUIDAR TU PIEL ESTE VERANO

En realidad, éste es un ritual de dos pasos que deberías seguir todos los días del año (¡hasta en invierno!) porque el sol no entiende de estaciones y es perjudicial para tu piel los 365 días. Pero nunca es un mal momento para empezar y el verano sirve como la excusa ideal para hacerlo:

  1. HIDRATACIÓN + PROTECCIÓN

    Para empezar, aplica un cuidado hidratante con factor de protección solar como la crema de día Revitalift que contiene SPF 30 y ayuda a prevenir la aparición de manchas, tonifica e hidrata.

    Aplica tu crema día a día sobre rostro y cuello sobre piel limpia y con movimientos circulares.

    Por cierto, si te preguntabas si los SPF’s de diferentes productos son acumulables la respuesta es no. Por ejemplo, si utilizas una crema hidratante con SPF 30 y luego una base de maquillaje con un factor 20 el resultado no es 50 sino que prevalece el fotoprotector más alto que (en este caso) es el 30.

  2. CUIDADO AFTER SUN

    Cuando llegues a casa lo más importante es hidratar tu piel todo lo que puedas para refrescarla y recuperar el confort. Primero desmaquilla tu piel, éste es un paso imprescindible e inamovible en cualquier ritual de cuidados.

    Después, aplica tu crema hidratante refrescante. Nosotros te proponemos Hydra Genius Aloe Water porque tiene una penetración súper rápida e hidrata tu piel durante 72 horas*.

Como puedes comprobar, la rutina no puede ser más fácil; ponla en práctica todos los días y capea las altas temperaturas con la mejor cara.

*test instrumental