Con la bajada de las temperaturas la piel sufre y debemos protegerla. Pensamos que como vamos tapados, la piel está protegida, pero nos olvidamos de la de nuestro rostro, que es la más susceptible de sufrir manchas, irritaciones o simplemente sequedad.

Hay muchos factores que hacen que, en invierno, la piel se nos seque con facilidad: la calefacción, la contaminación, el estrés… ensucian nuestra piel, tapona los poros, reduce la oxigenación y transpiración.

¿QUÉ PASOS SEGUIR PARA PROTEGER MI PIEL?

A continuación, te mostramos un sencillo ritual de belleza diario para que mantengas tu piel perfecta y siempre hidratada. ¡Llévalo a cabo!

- Cada día, antes de maquillarte, limpia tu piel y aplica una crema hidratante con un alto factor de protección solar y que, además, sea humectante. Mima también tu cuello y escote, ya que es una piel frágil y que suele envejecer más notablemente.

- Todas las noches, utiliza una crema de noche que aporte grandes dosis de nutrición. Es muy recomendable que uses también, un contorno de ojos ya que es un parte muy sensible de nuestro rostro que requiere un cuidado especial.

- Los labios, también son una parte muy delicada que se escama y se agrieta con las bajas temperaturas. Lo mejor es, que uses a diario un bálsamo regenerador o vaselina pura para hidratarlos y protegerlos de los contraste de temperatura. Después, ponte una barra de labios hidrante, que aporte mayor protección a tu boca.

- Las manos son una parte del cuerpo muy delicada, que también sufre con el frío. Para ello, debes procurar aplicar una crema de manos específica varias veces al día sobre tus manos, previamente lavadas y así evitar que se resequen y salgan pequeñas heridas. También, procura llevar guantes cuando salgas a la calle y así las mantendrás protegidas.

- Por último, y no por ello menos importante, cuida tu cuerpo. En muchas ocasiones, le prestamos menos atención ya que está cubierto de ropa, pero también sufre con las agresiones externas y se seca e irrita con mucha facilidad. Para cuidarlo, conviene aplicar una crema hidratante a diario e incidir en las zonas más secas, como pueden ser los codos y las rodillas. A modo de recomendación, realiza cada semana o 10 días un peeling corporal, exfoliando tu cuerpo para actuar contra la sequedad y las células muertas.

Sigue estos pasos cada día y observarás como tu piel cambia radicalmente, mostrándose radiante y llena de luz. ¡Cuida tu piel durante todo el año!