Reserva el último día de la semana para ti, para cuidar tu pelo, para hacerte la manicura o para mimarte con un ritual de belleza para la piel tan apetecible como este del que vamos a hablarte hoy. El domingo, ¡tú eres la protagonista!

Con el estilo de vida non-stop que llevas, ¿cuándo sacas un momento para preocuparte solo por ti? Es verdad que es importante mantenerse activa, sacar lo mejor de ti misma mientras trabajas o estudias, reservar tiempo para pasarlo con tus amigos y familia, hacer deporte… pero también lo es (¡y mucho!) echar el freno y relajarte con una buena sesión de mindfulness.

El mindfulness es una filosofía que te enseña a vivir el momento presente, a centrarte en ti misma y en lo que estás haciendo ahora sin dejar que todas las distracciones que puedas tener a tu alrededor se cuelen en tu mente…. Y un ritual de belleza es la excusa ideal para ponerlo en práctica, ¿no crees?

PLANAZO DE DOMINGO: RITUAL DE BELLEZA

El domingo es el día perfecto para empezar a mimarte un poco más porque tienes más tiempo libre, te apetece estar en casa y prepararte para enfrentar el lunes con energía. Solo vas a necesitar media hora para completarlo y aquí te vamos a contar el paso a paso con detalle para que a ti solo te quede disfrutarlo a fondo.

  1. Elige una música relajante que te ayude a desconectar. ¿Por qué crees que en los spas eligen música instrumental inspirada en la naturaleza para las sesiones de belleza? Porque te ayuda a olvidar el ruido exterior y centrarte en el momento presente.

    Consejo: Enciende también unas velas o una varilla de incienso para meterte más en el papel.

  2. Ahora llega el momento del desmaquillante. Tener la piel limpia es fundamental para conseguir que los tratamientos posteriores sean eficaces.

    ¿Una opción perfecta? El Bálsamo Desmaquillante Flores Delicadas enriquecido con extracto de rosa y jazmín de la Gama de Limpieza que derrite el maquillaje en 30 segundos.

  3. Continúa con una mascarilla facial como la de Arcillas Puras Efecto Detox. Su acción detoxificante limpia profundamente tu piel y la deja radiante e iluminada.

    El modo de aplicación es facilísimo: masajea un poco de producto sobre tu piel (evita el contorno de ojos y labios), espera 15 minutos hasta que la mascarilla se vuelva gris y, para terminar, acláralo con abundante agua.

  4. Equilibra tu piel con el tónico. Este paso es muy importante para cerrar los poros, refrescar el cutis y prepararlo para la crema hidratante que aplicarás a continuación.

  5. Termina con una crema hidratante. Aplícala con movimientos ascendentes sobre rostro y cuello para conseguir un pequeño efecto lifting.

Si tienes dudas sobre cuál es tu crema hidratante ideal según tu tipo de piel descúbrelo aquí.

Et…Voilà! Ya estás totalmente preparada para enfrentarte a la semana con (muy) buena cara.