Algunos piensan que el único momento del año para cuidar la piel es el verano, pero nada más lejos de la realidad. Si deseas levantarte con una piel brillante todos los días —hidratada y sana— descubre lo que la rutina de noche puede hacer por ti y deja la pereza de lado.

Llega la hora de dormir y te diriges hacia tu cama con la sola idea de convertirte en una crisálida junto a tu querido edredón. ¿De verdad vas a hacerlo sin limpiar tu rostro en profundidad? Somos el Pepito Grillo de la belleza y te damos 5 razones para convencerte de que pospongas este placer unos minutos y establezcas una rutina de limpieza facial nocturna donde no falten ni la higiene ni la hidratación:

Reparación celular

Durante el día tu piel sufre infinitas agresiones ambientales. Es por la noche cuando se relaja y deja de luchar contra factores externos como el estrés, la polución y los rayos UV y activa los de reparación y desintoxicación. Por eso, es el momento perfecto para que limpies e hidrates tu rostro profundamente y dejes que la piel trabaje en lo que es mejor para ella. Pónselo fácil con la gama Age Perfect Renacimiento Celular, ideal para pieles mayores de 40 años.

Piel de oro

Atrinchérate en el baño, cuelga el cartel de “no molestar” y convierte este momento en tu pequeño ritual en pro de aportarte luminosidad: lava tu cara con el Agua Micelar de L’Oréal Paris, sin olvidar cuello y escote, y aplica crema cuidadosamente mediante pequeños toques o mediante un masaje circular si la piel está especialmente congestionada.

Sed de noche, saciada de día

Al contrario que con la comida, con las cremas sí se puede abusar por la noche. Las cremas de noche aumentan el sistema de limpieza de las células y eliminan las partículas que las vuelven opacas. Después de una buena higiene, puedes utilizar productos mucho más nutritivos sin preocuparte de que interfieran en la aplicación de tu maquillaje o dejen demasiados brillos. Para optimizar el resultado, te recomendamos que incorpores dos sencillos pasos: previamente a la aplicación de tu crema reviste tu piel con el Sérum Regenerador Age Perfect y, tras el cuidado, rejuvenece tu mirada con el Contorno de ojos Age Perfect.

Un pequeño paso para ti, un gran paso para retrasar el envejecimiento

Cuidar tu piel durante las horas de sueño ayuda a que el reloj del envejecimiento avance más lento. La limpieza facial diaria adecuada y su posterior hidratación tanto en las mañanas como en las noches retrasa la aparición de los principales signos de la edad.

Dulces sueños

Dedicar tiempo al cuidado de tu rostro antes de dormir hace que descanses mucho mejor. Con una limpieza apropiada tus músculos faciales se relajan, tu piel se oxigena y todo tu cuerpo entra en un placentero estado de bienestar.

Ahora sí, abrázate a tu almohada, envuélvete con tu edredón y consigue esa metamorfosis tan esperada. Si cumples con tu rutina de noche, a la mañana siguiente te despertarás siendo una verdadera mariposa.