¿Tienes la piel grasa y con tendencia a sufrir de acné? Descubre cuál es la forma perfecta para acabar con el problema y lucir una piel lisa y libre de imperfecciones.

En este tipo de piel las glándulas sebáceas segregan más cantidad de grasa de lo necesario. Por ello, es probable que notes que los brillos no tardan demasiado tiempo en aparecer y que sufras de poros dilatados. Cuando tus poros se obstruyen debido a la superproducción de grasa, ésta se oxida y aparece lo que se conocen como puntos negros.

Para equilibrar el nivel de grasa de tu piel y mantener a raya las imperfecciones, debes seguir dos pasos fundamentales: una limpieza diaria y una rutina de cuidados faciales adecuados.

¿Dos buenas noticias? Una vez los pongas en práctica notarás una gran diferencia en el aspecto y la calidad de tu cutis; y, además, son pasos fáciles que no te llevarán más de 5 minutos por la mañana y otros 5 por la noche.

¡Atenta!

PASO 1: LIMPIEZA DIARIA PURIFICANTE

-Limpia tu piel y desmaquíllate con productos formulados específicamente para este tipo de pieles. Comienza con la Leche Desmaquillante de la Gama Experta de Limpieza Sublime & Fresca y continúa con el tónico para equilibrar el PH de tu epidermis.

La acción de esta línea, aparte de la de limpiar, es la de eliminar las impurezas eficazmente para revelar una piel cristalina y pura... ¡exactamente lo que necesitas!

-Y para una limpieza en profundidad y totalmente eficaz, descubre las nuevas mascarillas Arcillas Puras creadas con una base de 3 arcillas que poseen beneficios extraordinarios:

·Caolín, famoso por su poder absorbente y purificante, perfecto para tratar y embellecer tu tipo de piel.

·Montmorillonita, conocida por su efectividad a la hora de combatir las imperfecciones que el exceso de grasa puede causar en tu rostro.

·Lava de Marruecos: elimina las células muertas de la superficie y permite que la acción purificante y equilibrante de tu rutina de belleza penetre de manera óptima.

De las 3 arcillas que componen la gama, utiliza la Mascarilla verde con eucalipto 3 veces a la semana. Es perfecta para purificar las pieles con brillos e imperfecciones y, además, dejará tu rostro con un acabado mate.

Además, para una exfoliación que limpie en profundidad tus poros obstruidos, aplica la Mascarilla roja con Alga Roja 1 ó 2 veces a la semana. Sus micro-gránulos logran una exfoliación suave a la vez que alisan la piel de tu rostro.

PASO 2: HIDRATACIÓN BAJO CONTROL

Es esencial que hidrates tu piel a diario para que tu rostro irradie salud. No te preocupes, la hidratación no está reñida con el confort, elige cremas cuya textura te resulte agradable y fórmulas con las que sientas que tu piel transpira.

¿La mejor opción? El Gel-Crema para pieles mixtas Triple Activa. Sus vitaminas y minerales equilibrarán tu piel, la protegerán contra los agentes externos y, además, notarás una sensación de frescor durante todo el día gracias a su textura en gel-crema súper fresca y fundente. Aplícala sobre rostro, cuello y escote.

¡Cuida tu piel como se merece y luce un rostro libre de imperfecciones!