El combo vitamina C y vitamina A para la piel es uno de los más poderosos en la lucha contra el envejecimiento prematuro y para conseguir tono más luminoso. Juntas constituyen un tándem perfecto para hacer que sientas tu rostro radiante y lleno de frescura.

En el mundo de la belleza existen algunos ingredientes que funcionan muy bien juntos, como una pareja ideal que se complementa a la perfección. Una de esas parejas son la vitamina A y la vitamina C porque ambas potencian mutuamente los efectos que tienen por separado.

Descubre cómo utilizar ambas vitaminas en tu rutina de belleza para exprimir al máximo sus beneficios.

PROPIEDADES DE LA VITAMINA C PARA LA PIEL

La vitamina C es famosa por sus propiedades antioxidantes, es decir, combate la acción nociva de los radicales libres sobre la piel. Éstas moléculas provocan la oxidación de las células y los antioxidantes ayudan a protegerte frente al daño.

Es un cuidado ideal para utilizar durante el día, momento en el que la piel debe estar más protegida frente a las agresiones externas (humo, viento, sol, estrés, etc.) que la estropean.

Podrás encontrar este ingrediente en la crema de día Revitalift Laser X3 Doble Cuidado ya que contiene Vitamina CG – vitamina C estabilizada con glucosa – y suaviza e ilumina la superficie de la piel.

PROPIEDADES DE LA VITAMINA A PARA LA PIEL

Esta vitamina es ideal para luchar contra la aparición de arrugas profundas y el fotoenvejecimiento (el envejecimiento provocado por la acción de la luz sobre la piel).

Este ingrediente favorece la renovación celular y mejora la estructura de la piel. El proceso de regeneración celular tiene lugar por la noche y esa es la razón por la que la vitamina A supone un gran aliado en tus rutinas de belleza nocturnas.

La Crema de Noche de la línea Revitalift está formulada con Pro-Retinol (forma estable de la vitamina A), y la acción anti-envejecimiento de este cuidado consigue increíbles beneficios en tu piel:

  1. Tonifica la piel.

  2. Alisa las líneas de expresión y reduce las arrugas.

  3. Estimula la renovación de las células de la epidermis.

CÓMO DEBES APLICAR TUS CREMAS DE CUIDADO FACIAL

La forma en la que aplicas tus tratamientos es muy importante para potenciar la eficacia de los mismos. Tanto a la hora de utilizar tu crema de día como la de noche, debes realizar movimientos circulares desde el interior hacia el exterior en sentido ascendente. Por cierto, no olvides aplicar tus cremas faciales también sobre la zona del cuello.

Truco: Para aliviar las tensiones, realiza un pequeño masaje desde el tabique nasal hacia las mejillas.

Aprovéchate del equipo beauty que forman la vitamina A y la vitamina C para notar tu piel mucho más bonita.