¿Maquillarte el cuerpo? No te pierdas el último grito en belleza, el contouring corporal es mucho más fácil de lo que crees y los resultados son súper naturales. ¡Potencia tus curvas hasta el infinito!

Poco a poco, el contouring coloniza todas las zonas del cuerpo: primero fue el rostro, y aprendiste a sacarle todo el partido a tus rasgos a golpe de brocha y ahora, ha llegado el turno del cuerpo. De primeras, puede parecerte una exageración maquillar tus brazos o tu escote para conseguir mejorar su forma, pero, ¿y si te decimos que es el secreto mejor guardado de algunas famosas?

Muchas de estas celebrities no conciben pisar una alfombra roja sin un toque de iluminador en los hombros o un poco de bronceador en la cara interna de los brazos. No te decimos que lo incluyas en tu rutina de belleza diaria pero puedes reservar esta técnica para verte incluso más guapa en ocasiones especiales como fiestas o bodas.

No rechaces esta técnica sin haberla probado antes porque sus resultados te sorprenderán. Así que, ponte manos a la obra y sigue estos consejos para lograr un contouring corporal perfecto.

LOS MEJORES TRUCOS DEL CONTOURING CORPORAL

Para empezar, ten muy claras estas premisas: los colores claros sirven para potenciar y los oscuros para disimular. La segunda, difumina muy bien el producto en todos los casos para lograr un efecto natural.

Una vez dicho esto, conoce qué puntos estratégicos de tu cuerpo puedes embellecer con la ayuda del maquillaje.

LOS HOMBROS

Cuando llevas los hombros al aire con un vestido de cuello halter o palabra de honor, esta zona se convierte en un punto importantísimo y tienes que cuidarla. Lo mejor para que resplandezca es utilizar un poco de iluminador fluido en la parte alta.

LA CLAVÍCULA

Es uno de los trucos más repetidos en sesiones de fotos: aplica iluminador en la zona que sobresale y un color más oscuro a ambos lados del hueso. De esta forma consigues que los huesos parezcan un poco más prominentes.

LOS BRAZOS Y LAS PIERNAS

Una línea clara que recorra el centro de todo el brazo o la pierna verticalmente y dos oscuras en ambos laterales consiguen la ilusión de extremidades mucho más esbeltas.

EL CUELLO

Centra toda la atención en la parte frontal del cuello para estilizarlo. Hazlo con un tono iluminador en esta zona y, si quieres potenciar el efecto, aplica un tono oscuro en los laterales.

Ahora que conoces cómo funciona la técnica, puedes aplicarla a cualquier zona del cuerpo que quieras – como el escote o la tripa – solo tienes que recordar que los oscuros sirven para esconder y los claros para resaltar.

¿Te apuntas al contouring corporal?