El colorete es una herramienta de maquillaje básica para cambiar el color de tu rostro. Las mejillas con un toque de rubor muestran un aspecto más femenino, cuidado y luminoso, además de ser síntoma de buena salud. ¡Luce un look impecable con una piel radiante!

¿Cómo aplicar el colorete?

Hay varias técnicas para aplicar el colorete de la forma más adecuada y natural. Te contamos cómo hacerlo. En tres minutos, ¡tu rostro se mostrará jugoso e impecable!

1. Selecciona tu tono de colorete favorito. Coge un pincel para colorete y coge una pequeña cantidad de producto.

2. Retira el exceso de producto en el pincel con un pequeño golpe y, a continuación aplica el colorete en las manzanas de tus mejillas. La forma más cómoda y es hacerlo sonriendo, para que tus mejillas se marquen y sepas dónde aplicar correctamente el producto.

3. Difumina el colorete llevando el producto hacia la sien, a modo de línea transversal. Marca de forma muy sutil.

4. Dale un toque final de rubor a tu narizpara mostrar un aspecto más natural y juvenil. ¡Voilá! Muestra un tono cálido y sensual en tu rostro.


Un colorete para cada mujer

Hay varias texturas de colorete según el tipo de piel: colorete en crema, en polvo, en barra… Los coloretes en crema son perfectos para las pieles muy secas y los coloretes en polvos, son ideales para las pieles grasas o mixtas. Si tu piel es normal, combínalos. Lo más importante que debes tener en cuenta a la hora de aplicar tu colorete es difuminar muy bien el producto y aportarle a tu piel un toque natural. ¡Es el secreto de una piel espectacular!