El maquillaje perfecto comienza eligiendo la base de maquillaje adecuada. Para evitar mostrar un efecto “máscara” poco deseado o utilizar un maquillaje demasiado untuoso que muestre un efecto antinatural, lo mejor es que utilices una base fluida lo más parecida al tono natural de tu piel. Es muy fácil, te contamos como elegir tu base y como aplicarla para que el resultado sea espectacular e imperceptible. ¡Descubre los trucos de un maquillaje 10!

Qué tono usar según tu color de piel

La gama de maquillaje Accord Parfait tiene 12 tonos que se ajustan perfectamente al color natural y la textura de tu piel. Este producto es el resultado de un análisis completo sobre el color de la piel en las mujeres. Estos tonos son tan parecidos al tono natural de la piel, que se funden con ella para realzar el color.

Accord Parfait muestra una textura micro-fina infinitamente fundente, gracias a sus 3 aceites ligeros, no grasos y de volatilidades diferentes, para modular la cobertura óptima. ¡Alcanza la perfección natural!

Una vez que ya tienes la base perfecta, ¿sabes qué número utilizar? Lo mejor es que pruebes varios tonos y observes cuál es el más parecido a tu color natural, mientras te damos un pequeña guía para que tengas una idea. ¡Muestra un rostro radiante y sin imperfecciones!

- Si tu piel es muy clara: utiliza la base Beige Dore D3

- Si tienes un tono de piel medio/claro: tu base perfecta será Beige N4 o Sable Dore D5.

- Si tienes un color de piel muy oscuro o estás muy bronceada: aplica Ambre Dore d7 o Capuccino Doré D8.

- Si tienes un tono medio/oscuro: Usa el tono 6N Miel.


La correcta aplicación de la base de maquillaje

Tan importante es el color que selecciones como la forma de aplicar tu base de maquillaje. Si quieres mostrar un aspecto natural con un rostro liso y sin rojeces ni cortes de color, sigue nuestro breve curso de maquillaje y presume de piel radiante con 0 defectos.

1. Hidrata tu piel antes de aplicar tu base de maquillaje.

2. Cuando tu rostro esté seco, aplica un poco de base de maquillaje sobre tu mano o un pequeño recipiente y con ayuda de una brocha de lengua de gato, selecciona una pequeña cantidad de producto.

3. Extiende la base por nariz, frente, mentón y cuello. Luego, aplica el resto de producto por mejillas y sienes para extender por todo el rostro hasta que se muestre uniforme.

4. Repite la operación, por zonas de tu rostro que no hayas cubierto y procura que la base “desaparezca” mostrando un sutil velo de color.

5. Aplica unos polvos traslúcidos para fijar el resultado y lucir un maquillaje de larga duración.

En solo unos minutos lucirás un rostro único y seductor, con una piel limpia y cuidada. ¡Descubre las ventajas de usar una buena base de maquillaje!