Ahora que ya tenemos claro cómo aplicar la técnica del “contouring” y cómo esculpir y afinar tus facciones, toca aprender una nueva técnica de maquillaje y es que ha llegado el “strobing”. ¿Y en qué consiste exactamente? Pues sencillamente, se trata de iluminar el rostro buscando siempre un acabado jugoso y brillante.

La principal diferencia con el contouring es que ese se utiliza más para modificar los rasgos y en este caso, el objetivo no es modificar u ocultar si no conseguir una piel radiante y luminosa. En definitiva, captar la luz en tu piel.

Si quieres que tu rostro se vuelva luminoso, debes incidir en determinadas zonas del cutis, como son: frente, nariz, pómulos y barbilla. ¿Has visto que imagen más favorecedora?

¿Cómo conseguir el efecto “glow”?

A partir de ahora, no puede salir de casa sin aplicarte la técnica del Strobing. Tras la primera aplicación, te volverás fan incondicional y siempre querrás aplicar un toque jugoso y luminoso a tu cutis. ¡El resultado es espectacular! Descubre cómo aplicar esta técnica de una forma profesional. ¡Apunta!

1. Lo primero que debes hacer es seleccionar una base de maquillaje fluida que unifique el tono natural de tu rostro. Aplica el producto con ayuda de tus dedos como si extendieras una crema hidratante.


2. A continuación, aplica unos polvos de sol Glam Bronze por todo tu rostro, incidiendo en la parte superior de tus pómulos y en el contorno de tu rostro. Como truco, selecciona un pincel de sombras de ojos y aplica un poco de polvo bronceador en la parte del párpado fijo y conseguirás darle más profundidad e intensidad a tu mirada.

3. Después, aplica el suave Colorete Le blush y consigue un color saludable que realce tu belleza natural.

4. Para finalizar con el look, utiliza un iluminador líquido o cremoso. Aplica el iluminador Luz Magique alrededor de tus ojos y junto al lagrimal, en el puente y la punta de la nariz, en la parte superior del labio, en la barbilla y por supuesto, en la zona superior del hueso de los pómulos.

¿Qué te parece el resultado? El rostro está resplandeciente. ¡No necesitas nada más! Aporta tersura, jugosidad, frescura y una luz especial. ¡El Strobing conseguirá cambiar tu rostro!