Lejos de pasar de moda, el contouring sigue ganando adeptas. Descubre cómo debes poner práctica esta técnica de maquillaje si tienes la piel clara.

Ahora que ya tienes claro de qué trata esta técnica, te enseñamos a hacer contouring para pieles claras. Es necesario saber qué tipo de producto y la cantidad del mismo debes aplicar para conseguir un acabado súper natural. Porque, aunque está claro que se trata de un efecto óptico que consigue que tus facciones parezcan más bonitas con un juego de luces y sombras, pero es muy importante que casi no se note.

El problema con las pieles claras es que los tonos oscuros con los que se realiza el contouring – los que sirven para disimular – pueden quedar artificiales sobre una base más blanca. La clave para conseguir que no se noten las líneas del color oscuro es el producto que utilices y cómo lo apliques.

¡Descubre el paso a paso!

CÓMO HACER CONTOURING EN PIELES CLARAS

Primero, necesitas 3 productos muy importantes para llevar a cabo una perfecta técnica de contouring: base de maquillaje, maquillaje en crema de color claro y de color oscuro y colorete. Lo segundo es elegir cosméticos específicos para pieles claras, su intensidad es mucho menor por lo que es más difícil que ‘te pases’ con la aplicación.

1. BASE DE MAQUILLAJE

La base de maquillaje contouring Infalible Sculpt para pieles claras es la ideal para ti. Además de complementar a la perfección los rostros más claritos, su cobertura ligera es la más adecuada para llevar a cabo esta técnica. Porque, si después de este paso vas a aplicar más producto sobre tu rostro, lo último que querrás es un efecto acartonado.

2. PALETA DE CONTOURING

Utiliza una , como la Paleta de Contouring para pieles claras Infalible Sculpt. Con la ayuda de un pincel o con la yema de los dedos, dibuja una línea oscura por debajo de los pómulos, la parte alta de la frente, en la sien y en la línea de la mandíbula. Luego, marca los laterales de la nariz y el párpado móvil.

Después, utiliza el color más claro en el centro de la frente, en el centro del tabique nasal y debajo de los ojos en forma de triángulo invertido.

Por último, ha llegado el momento de difuminar muy bien ambos tonos. Comienza con el tono claro y sigue con el oscuro. De esta forma evitas oscurecer con el pincel la zona que quieres iluminar.

3. BLUSH

Para terminar, utiliza el colorete para dar color a tus mejillas y dar naturalidad al maquillaje. Aplícalo en la manzana de tus pómulos y sube un poco hacia la zona de los pómulos.

Utiliza un tono de colorete rosado porque, en general, es el que más favorece a tu tono de piel.

Si te gusta el efecto que consigues con el contouring, ponlo en práctica con productos especiales para tu tono de piel.