¿Quieres ganarle la batalla a este paso del maquillaje que se te resiste? Aprende cómo debes dibujar tu eyeliner según la forma de tus ojos.

Dibujar la línea superior de tus ojos con un eyeliner no es tarea fácil para nadie y, aunque suene a tópico, el dicho ‘la práctica lleva a la perfección’ es totalmente cierto en este caso: cuanto más ensayes, antes llegarás a dominar la técnica.

Otro detalle que debes saber en cuestión de eyeliners es que no debes preocuparte si uno de los rabillos está ligeramente más largo, o corto, o ascendente, o descendente que el otro; recuerda que no tienen por qué ser gemelos, sino hermanos que se parecen mucho. ¡Nadie notará la diferencia!

El truco para poder sacarle todo el partido a tus ojos con tu eyeliner es conocer muy bien su forma y alargarla, agrandarla o estrecharla ópticamente según el trazo que realices. ¿Estás preparada para convertirte en una maestra del cat eye? Nosotros te dejamos la teoría y tú pones la práctica.

EYELINER: UN TRAZO PARA CADA FORMA DE OJO

OJOS REDONDOS

Si tienes los ojos redondos, su anchura y su longitud suelen ser más o menos iguales.

  • Si lo que buscas es afilar tu mirada, comienza a dibujar el trazo desde la mitad de tu párpado superior con un grosor fino y muy pegado a la línea de las pestañas. Alarga ligeramente la línea cuando llegues a la esquina exterior para estrechar ópticamente la forma de tus ojos.

    Termina delineando la línea de agua inferior con un lápiz negro para un extra de efecto felino.

  • Si te encanta la redondez de tu mirada y quieres potenciarla al más puro estilo 60’s, dibuja tu eyeliner con un trazo de medio a grueso desde la zona del lagrimal hasta la esquina exterior del ojo. ¡Alarga el rabillo para un total look sesenta! En cuanto a la línea de abajo, bordéala con un lápiz negro por el exterior y dibuja tu línea de agua con uno de color blanco o nude para abrir la mirada aún más.

OJOS PEQUEÑOS

¿Tus ojos son los rasgos más pequeños de tu rostro en comparación con la nariz, boca, frente, etc? Entonces tienes los ojos pequeños.

  • Para hacer que tus ojos parezcan más grandes dibuja un trazo que comience con un grosor fino en la zona del lagrimal y que se ensanche desde la mitad hasta la esquina exterior de tus ojos. Termina con un rabillo de la longitud que prefieras.

    Es importante que si buscas agrandar tu mirada no perfiles tu línea de agua con ningún color oscuro. Sin embargo, puedes pasar tu lápiz delineador entre las raíces de las pestañas para añadir definición.

OJOS JUNTOS

Tienes los ojos juntos si no existe mucha distancia entre ellos.

  • Para separarlos ‘ópticamente’, céntrate en la zona de la esquina exterior de cada uno de ellos y evita perfilar el lagrimal porque enfatizará la poca distancia que existe entre los ojos.

    Traza una línea fina en la parte superior y la inferior, desde la mitad ojo hacia afuera; haz que la línea se ensanche a medida que se acerca a la esquina exterior para que la atención se centre en esa zona y no en el lagrimal.

OJOS SEPARADOS

Si en el espacio que existe entre tus ojos, cabría un ojo y medio (más o menos) entonces tienes los ojos separados.

Para conseguir que parezcan más juntos céntrate en la zona del lagrimal con una línea fina que llegue hasta la mitad del ojo. Luego puedes dibujar un rabillo o dejarlo así para conseguir un efecto de acercamiento.

Y ahora que ya sabes todos los trucos, practica y domina tu eyeliner como una maestra.