Cada uno se utiliza con un propósito diferente y tiene un efecto específico en tu piel. Conoce en qué se diferencian el corrector e iluminador y cómo debes utilizarlos. ¡Te lo contamos todo!

Confundir estos dos productos de maquillaje es un error mucho más común de lo que puedas imaginar. Quizás, la confusión surge porque ambos se utilizan en un color algo más claro que el de la piel o debido a que el corrector también puede hacer las veces de iluminador en ciertos casos. Sea como fuere, la finalidad para la que se usa cada uno de ellos es diferente.

El propósito del iluminador es el de resaltar cualquier facción del rostro, embellecen los rasgos, y suelen estar formulados con partículas que reflejan la luz. Por ello, si lo utilizas como un corrector y aplicas este producto sobre un granito, conseguirás el efecto contrario al que buscas. En cambio, los correctores se mimetizan con el tono y textura de tu piel para cubrir cualquier imperfección.

Ahora que ya sabes la diferencia que existe entre estos dos productos de maquillaje, no te pierdas el manual de uso de cada uno de ellos: ¿dónde debes aplicarlos? ¡Te damos las claves!

DÓNDE APLICAR LOS CORRECTORES E ILUMINADORES

DÓNDE APLICAR LOS ILUMINADORES

Dentro de la gama Accord Parfait, puedes encontrar iluminadores en textura fluida (para un acabado más sutil) o en polvo (para un efecto intenso). Descubre cuáles son las zonas en las que debes aplicar este producto:

  • En la parte alta de los pómulos, para elevar las facciones.

  • En el lagrimal, para abrir tu mirada de inmediato.

  • Debajo del arco inferior de las cejas para conseguir un efecto lifting.

  • En una línea vertical que recorra el centro del tabique nasal para estrechar ópticamente la nariz.

  • En el arco del labio superior, para que tu boca parezca más voluminosa.

  • En el centro de la frente, si es un poco más estrecha de lo que te gustaría y quieres darle un poco de amplitud.

DÓNDE APLICAR LOS CORRECTORES

El Corrector de Ojeras Accord Parfait es un producto con el que conseguir una cobertura instantánea para tapar ojeras, granitos o cualquier imperfección de tu rostro. Su textura más fina no marca los pliegues y contiene cafeína que reduce la aparición de ojeras con el tiempo. Aquí es donde debes aplicarlo:

  • En la zona de las ojeras, para taparlas y eliminar los signos de fatiga.

  • En cualquier granito o marca de acné que necesites disimular.

  • En manchas o zonas oscurecidas, para unificarlas con el tono del resto de tu cara.

Además, el corrector es un producto que puede hacer las veces de iluminador (sin la característica reflectante de los iluminadores) si lo eliges en un tono ligeramente más claro que el de tu piel.

Aplica tu corrector e iluminador correctamente y luce siempre una piel radiante y libre de imperfecciones.