El colorete es un clásico del make-up. Es un producto fundamental para dotar a tu piel de un tono saludable y favorecedor, que muestre unas mejillas jugosas y sugerentes.

Aunque creas que su aplicación es sencilla, tiene una técnica precisa, con la que conseguirás marcar tus mejillas de un modo espectacular, ayudando a que la piel de tu rostro muestre un tono radiante y muy sexy. ¡Es hora de lucir un tono cálido y favorecedor en tu piel!

Los tonos de colorete más favorecedores según tu tono de piel

Según el tono de tu piel es conveniente que uses unos colores u otros de rubor en tus mejillas. Estos son los tonos más apropiados:

• Piel clara o de porcelana: Apuesta por los tonos rosados, melocotón o corales.

• Piel rosada: Los tonos más favorecedores son el rojo oscuro y burdeos.

• Pieles morenas o muy bronceadas: Utiliza un tono lo más parecido al de la piel; los mejores son los marrones, tierras y dorados. En esta ocasión, puedes sustituir el colorete por polvos bronceadores.

• Piel cetrina: Prueba con los tonos beige, caramelo y melocotón.

• Piel con pecas: Utiliza tonos cálidos para difumina tus pecas y para mostrar un color acorde a tu pelo rojizo, como el marrón, beige o naranja.


¿Cómo aplicar el colorete?

Hay muchas formas de aplicar el colorete con distintos resultados. Nosotros, te contamos cuál es la forma más sencilla de hacerlo. ¡Toma nota y luce un espectacular rubor!

1. Sonríe y aplica el blush Accord Perfecten la manzana de las mejillas.

2. Difumina desde el hueso del pómulo hacia la sien.

3. Posa el producto sobrante en dirección hacia el cuello, para difuminar el color.

4. Utiliza un tono más fuerte encima de tu colorete habitual, si quieres aportar más intensidad a tu piel.

5. Como toque final, aplica polvos de sol que iluminen las mejillas, el mentón y tus ojos. Aplícalos con un toque nacarado, ideal para resaltar tu bronceado.

En polvo, en crema, en gel… sea cual sea tu tipo de colorete favorito, lo más importante es que selecciones el color adecuado según tu tipo de piel, sigas nuestros sencillos pasos y observes cómo el tono de tu piel se vuelve fresco y seductor. ¡No te olvides nunca de aplicar colorete en tus mejillas!