Actualmente esta de moda vestir con las prendas que se lucían en décadas pasadas. Pero si hay una tiempo en el que se revolucionó y la gente sacaba su estilo más rockero y descarado, esos fueron los años 80.

En realidad, convivían muchos estilos distintos, ya que la gente vestía confirme a su estilo de vida y clase social, pero había determinadas prendas con notas comunes. La gente “pija” optaba por un ropa ochentera clásica, con prendas neutras: pantalones pitillo y vaqueros, camisetas unisex y cazadoras. Era un estilo muy recatado.

TRIBUS URBANAS

Las tribus urbanas vestían según el grupo al que pertenecieran. Hay varias a destacar:

- Heavies: Destacaban por llevar prendas muy oscuras y con el cuero como principal protagonista de su look. Tachuelas, parches con las imágenes de sus grupos favoritos, mallas muy ajustadas y por supuesto, las siempre a la moda cazadoras de cuero. ¡Un estilo muy metal al más puro estilo Jon Bon Jovi!

- Punk: También vestían de cuero y jeans, con prendas rotas y deshilachadas, y a todo ellos añadían su nota de distinción: el pelo de punta, con peinados excéntricos y sumamente elaborados, en ocasiones, de varios colores.

- Rockers: Tanto hombres y como mujeres llevaban tupé y los hombres, además, unas patillas interminables. Lucían botas y botines negros de puntera.

- Hippies: Sus origines viene del new age y se caracterizan por un estilo muy romántico, con flores y tonos pastel, que susciten paz. Buscan la pureza del cuerpo y la mente para alcanzar el nirvana, ajeno a los estímulos externos.

No solo se puede clasificar a las tribus urbanas por su vestimenta y sus looks; también podemos distinguirlos por sus gustos musicales, por actitudes frente a la religión, la política y la cultura en general.

“LA MOVIDA MADRILEÑA”

En España, podemos destacar de los 80 “La Movida de Madrid". La movida fue un movimiento contracultural surgido durante los primeros años de la Transición de la España posfranquista, Este estilo se caracterizo por la apertura y la imagen de una España "moderna", que sería utilizada internacionalmente para combatir la imagen negativa que el país había adquirido a lo largo de la larga dictadura.

Los estilismos y la ropa también denotaban una absoluta modernidad: pelos cardados y de colores, prendas rajadas, tail hem, cazadoras bombers, estampados de leopardo, medias de colores… en definitiva, un estilismo loco y que no pasaba desapercibido.


¡Atrévete a mostrar la moda ochentera!