Sea cual sea la temporada en la que nos encontremos siempre pensamos en las ansiadas rebajas.

Nos encanta conocer las últimas tendencias de cada temporada, pero también intentamos poder renovar nuestro armario de la forma más económica posible y es que ¡nos lo compraríamos todo!, pero hay que saber hacer un consumo responsable de nuestras compras.

Lo bueno que tienen las rebajas de invierno es, que al ser en Enero, puedes seguir comprando infinidad de cosas abrigadas y calentitas, ya que te quedan varios meses para disfrutarlas antes de que el sol y el calor se vean desde tu ventana.

Las rebajas suponen importantes descuentos y verdaderas gangas, pero tienes que tener cuidado con esas “verdaderas rebajas” ya que, a veces, el descuento no es real y observas como el precio rebajado del artículo era igual al precio anterior.

Para hacer un consumo responsable de las rebajas, lo que debes hacer es fijar un presupuesto para adquirir sólo lo que realmente necesites y así evitar las compras compulsivas. Sabemos que es muy difícil no sucumbir en la tentación, cuando los precios son muy económicos, pero pregúntate a ti misma, ¿realmente lo necesito?, ¿es una prenda que vaya a usar normalmente?

COMPRAS POR INTERNET

No sólo debes tener cuidado con tus compras en los diferentes establecimientos, si no también en la red. Internet ofrece una diversidad espectacular de marcas y empresas dedicadas al mundo del retail con importantes descuentos todo el año.

Hay características positivas y negativas de comprar desde casa, por Internet. Destacamos las siguientes ventajas:

- Rapidez

- Comodidad

- Sencillez

- Comprar desde cualquier punto del país sin desplazarte

Inconvenientes:

- Incertidumbre de saber si el sitio en el que estas haciendo tus compras en seguro

- Desconocimiento del sitio o la empresa que ofrece sus servicios

- Mayor tiempo de espera hasta que recibes tu producto en casa

- No puedes probarte la ropa

- Menor control del gasto en compras


Ya sea en tiempo de rebajas o durante todo el año, disfruta de tus compras, eso sí, siempre haciendo un consumo responsable de ellas. ¡Evita las compras compulsivas!