¿Pensando en tus vacaciones de verano? ¿Tienes ya la maleta hecha? Sea cual sea tu destino, seguro que hay una prenda que ocupa un lugar privilegiado entre toda y ésta es, el traje de baño.

Bañadores, bikinis, trikinis… las prendas de baño son cómodas, frescas y perfectas para pasar todo el día con el mar o la piscina como escenarios principales de nuestro destino. Este año, el bañador ha resurgido y las líneas vintage se han colado en nuestros armario para llevar a cabo un auténtico revival de los años 40 y 50 en lo que se refiere a nuestro vestuario y por supuesto, los trajes de baño no podían ser menos. ¿Quieres saber cuáles se llevan? Aprovecha las rebajas y ¡renueva tus bañadores y bikinis!

Los bañadores vintage que más lucirás

Los años 40 fueron una época llena de glamour y por supuesto, los trajes de baño no fueron la excepción. La moda, se volvía más reveladora y las prendas conservadoras ya no estaban de moda. ¡La mujer quería lucir su cuerpo!

1. Bikini con falda de tablas

Los primeros bikinis insinuaban más que enseñaban. Lejos de las actuales braguitas brasileñas, las primeras parte inferiores de los bikinis, se lucían a modo de falditas que dejaban sugerir los encantos de la mujer, pero de un modo más conservador. El bikini supuso una revolución, pero poco se parecía a como lo conocemos hoy. Eso sí, se llevaba con estampados llamativos, flores, colores vivos y originales. ¡Fue la revolución del traje de baño!

2. Bikini de talle alto

Este tipo de bikini se mostraba con una parte de arriba a modo de sujetador y una parte de abajo con una braguita alta que tapaba toda la tripa de la mujer. Este dos piezas era un traje a medio camino entre el bañador y el bikini convencional, pero que escondía el tronco de la mujer. Este bikini es muy favorecedor y hoy en día es una prenda que ha vuelto con fuerza, que estiliza y marca las favorecedoras curvas de la mujer. ¡Busca en el baúl de los recuerdos de tu madre y seguro que das con uno igual!

3. Bañador

El bañador convencional, era el traje de baño que más se veía en las playas durante los años 40. En general esta prenda se lucía como un vestido corto o a modo de mono con unos pequeños shorts. La parte superior se asemejaba a la de un sujetador y llegaba hasta el cuello, sin escotes. Por detrás, el bañador no tenía la espalda al descubierto, si no que llegaba tan alta como la parte frontal y se sostenía con tiras en el cuello. Aunque nos llame la atención el estilismo de la época, ¡se convirtió en una prenda muy fetiche! Y además, a partir de esta época se consiguió la abolición de trabas sociales para la mujer y ¡el fin del conservadurismo!

La moda es cíclica, todo vuelve, así que… ¿por qué no lucir tus trajes de baño más vintage?