Te mostramos unos pequeños consejos que puedes utilizar para alisarte el cabello rápidamente. ¡Sólo necesitarás 2 o 3 minutos!

Cada cabello es un mundo y necesita unos cuidados específicos. Si no sabes que tipo de cabello tienes, puedes consultar el apartado diagnóstico de cabello y así podrás comprobar el tipo de pelo que tienes de forma inmediata.

Antes de comenzar, divide tu cabello en dos mitades. Comienza por la parte de la izquierda, seleccionando una sección bastante amplia; el resto del cabello sujétalo con una pinza u horquilla.

Teniendo el cabello perfectamente dividido, comienza a alisarlo con una plancha adecuada. Procura dejar un rato el calor de la plancha actuar y no pases varias veces seguidas la plancha por la misma zona, para no dañar el cabello. Lo mejor es que utilices siempre un producto específico protector del calor, antes de utilizar planchas o secadores, para así mantener tu pelo protegido ante cualquier agresión externa y temperaturas extremas.

Realiza esta misma operación por todo el cabello, procurando en todo momento no permanecer mucho tiempo sobre el mismo mechón de pelo. Si tienes el cabello liso u ondulado, sólo bastará con realizar una pasada y si lo tienes muy rizado deberás aplicar dos o tres pasadas en cada sección de pelo e intentar utilizar productos especiales antiencrespamiento o para cabellos rizados.

Si prefieres darle forma a tu cabello liso, puedes obtar por meter las puntas hacia dentro, simplemente tendrás que hacer un giro de muñeca en la zona de las puntas y si las quieres hacia fuera, haz el mismo proceso pero esta vez haciendo el giro de muñeca hacia el exterior. Deja para el final la sección de la coronilla del cabello y el flequillo, para moldearlo a tu gusto. Para obtener un peinado más duradero, no olvides utilizar la laca Elnett, y mostrarás un cabello peinado, flexible y sedoso.


¡Lista y preparada para salir luciendo una melena perfecta!