¿Sabías que existe una técnica de coloración con la que puedes sacarle el máximo partido a tus rasgos? Sí, el contouring se renueva, esta vez, para esculpir tus rasgos gracias al color de tu pelo con el hair contouring.

La técnica del hair contouring consigue afinar y esculpir tus facciones gracias a la combinación de luces y sombras que optimizan las proporciones de tu rostro. Pero no sólo puedes conseguir este efecto con el maquillaje… si juegas con el color de tu pelo y dónde colocas cada tono, podrás conseguir embellecer ópticamente tus rasgos según la forma de tu cara.

¿Quieres aprender a sacarle el máximo partido a tus facciones haciendo contouring en tu pelo? Esto es lo que tienes que saber: los tonos más oscuros se utilizan para estrechar y dar profundidad a tus facciones y los claros alargan gracias a su capacidad de reflejar la luz, por lo tanto, debes jugar con ambas intensidades de color para crear la ilusión óptica de unos rasgos más definidos.

HAIR CONTOURING PARA CADA FORMA DE CARA

HAIR CONTOURING PARA CARAS REDONDAS Y CARA CUADRADAS

Tanto si tienes la cara cuadrada como si la tienes redonda, tu objetivo será crear el efecto de un rostro más estilizado. Para conseguir un alargamiento óptico debes aclarar ligeramente la parte superior de tu pelo y la zona de las puntas. La parte central permanece más oscura.

Cara redonda: Sabrás que tienes la cara redonda si su anchura es igual a su altura y si tienes la línea de la mandíbula y la barbilla redondeadas.

Cara cuadrada: Al igual que los rostros redondeados, los cuadrados tienen la misma altura que anchura pero la mandíbula es fuerte y con los ángulos muy marcados.

HAIR CONTOURING PARA CARAS CON FORMA DE DIAMANTE, CARAS RECTANGULARES Y CARAS ALARGADAS

Para conseguir un ‘efecto ovalado’ y darle a tu rostro una mayor amplitud, aplica unas mechas claras (no más de dos tonos más claro que tu color natural) en los mechones de alrededor de tu cara y aclara ligeramente tus puntas. Este degradado suavizará la largura y conseguirá “ovalar” tus facciones.

Cara con forma de diamante: Tus pómulos son más anchos que tu mandíbula y la línea de crecimiento de tu pelo.

Cara rectangular: Es más larga que ancha, la frente es ancha y la mandíbula tiene los ángulos muy marcados.

Cara alargada: Las dimensiones son muy parecidas a las de la cara rectangular; la diferencia se encuentra en que los ángulos están mucho más suavizados en este tipo de rostros.

HAIR CONTOURING PARA CARAS TRIANGULARES Y CARAS CON FORMA DE CORAZÓN

El objetivo para esta forma de rostros es suavizar la prominencia de la barbilla. Para conseguir este efecto, debes mantener más oscura la parte superior de tu melena e iluminar la zona media y las puntas. Además, ponte unas mechas muy finas alrededor de la cara para un efecto buena cara constante.

Cara triangular: La línea de crecimiento del pelo es más ancha que la zona de la mandíbula y esta última acaba en punta.

Cara con forma de corazón: Las proporciones de este tipo de rostros son muy similares a las del triangular. La diferencia se encuentra en que la zona de la frente tiene los lados más redondeados y el centro de la línea de crecimiento del pelo acaba en forma de punta.

¿Te atreves con el contouring en el pelo? Encuentra la técnica de coloración específica para la forma de tu cara.