La salud de tu pelo merece unos cuidados óptimos y unos resultados deslumbrantes y naturales.

Puedes ver cómo se comercializan diferentes tintes de pelo que resultan muy agresivos en nuestro cuero cabelludo, produciéndonos picores, irritaciones, pérdida de fuerza, cabello quebradizo… hay productos que contienen olores muy fuertes y desagradables e ingredientes químicos que consiguen que teñirnos el pelo se algo desagradable y molesto. Pero ahora tenemos la solución con los nuevos tintes para el pelo sin amoniaco.

Los tintes sin amoniaco producen un color cuidado y un acabado natural, no contienen amoníaco ni sustancias químicas y proporcionan reflejos brillantes y visibles con una cobertura óptima también para los cabellos blancos. Un color centelleante, que cuida y repara tu cabello, con reflejos deslumbrantes y llenos de brillo, como la gama de tintes sin amoniaco de Casting Creme Gloss.

Puedes aplicarte este tipo de tintes en tu salón de belleza habitual o también hacerte el tratamiento desde casa de una forma sencilla y con resultados profesionales.

Si vas a aplicarte el tinte desde casa, lee bien las instrucciones de uso y aplica correctamente la mezcla de componentes para conseguir el tono deseado. No intentes excederte con el tiempo de espera ya que si lo demoras demasiado quizás logres un tono más subido y no se muestre tan natural, aunque por suerte con los tonos sin amoniaco es más difícil no obtener los resultados deseados ya que los colores que se muestran se asemejan a los colores estándar de cabello.

Estos sistemas de coloración, también son permanentes y ofrecen un perfecto equilibrio entre el cuidado del cabello y el color. Gracias a estos tintes podrás observar un pelo con tacto suave y aterciopelado y ¡un brillo extremo que permanecerá lavado tras lavado!

Otro de los beneficios del sistema de coloración sin amoniaco es el agradable olor del producto y la ausencia de escozores, picores y demás consecuencias molestas por el abuso de productos con fuertes componentes que hacen mostrar un pelo áspero y sin vida.

Gracias a los tintes sin amoniaco ni agua oxigenada la textura del cabello cambia de forma positiva. No parece que lleves el pelo teñido, se muestra más sano y con una apariencia glossy. La coloración es totalmente permanente y los colores que se aplican son originarios, consiguiendo un tono prácticamente igual que el color de tu cabello, con componentes siempre vegetales.

Si tienes miedo de no obtener el mismo tono que utilizabas hasta ahora, no te preocupes, pues en los sistemas de coloración sin amoniaco podrás encontrar tonos rubios, castaños, caobas o negros con sus diversos matices. Repite todas las veces que lo necesites y si quieres arriesgar prueba con diferentes tonos y siempre conservarás un pelo brillante y bonito sin miedo a estropearlo. ¡Es la innovación en los cabellos coloreados!