¿Cansada de lucir siempre el mismo peinado?, ¿Quieres cambiar el aspecto de tu pelo? ¡Es muy sencillo! Prueba con recogidos originales y favorecedores y cambia todos los días de look sin necesidad de cortar tu cabello. ¿Te atreves con peinados diferentes? Sigue nuestros consejos y ¡hazte unas trenzas africanas! Verás que favorecedora y cómoda te sientes. Parece difícil, pero con un poco de práctica te convertirás en toda una experta. Come on!

Realiza tus trenzas paso a paso

Quieres cambiar tu look y reflejar un estilo personal y desenfadado y lo primero que te viene a la mente son las trenzas africanas y es que, ¿cuántas veces no nos hemos quedado impresionadas con la complejidad de esos peinados? No te preocupes, con estos sencillos pasos, podrás hacerte tu misma tus trenzas como si acabarás de llegar de tierras africanas. Prueba diferentes peinados y ¡atrévete con el cambio! Por suerte, si no te sientes cómoda, siempre podrás lucir tu melena tradicional. ¡Pásate a las trenzas!


Lo primero que debes hacer es dividir tu cabello en varias secciones según las trenzas que quieras lucir. Si tienes poca cantidad de pelo, no necesitarás hacerte muchas trenzas, pero si tiene mucha densidad, lo mejor es hacer un gran número de trenzas con muy poca cantidad de pelo, así mostrarás más versatilidad y equilibrio y sobre todo, ¡te sentirás súper cómoda! Una vez que tu pelo esté perfectamente separado, tienes que tomar cada pequeño mechón de cabello y a su vez, volver a dividirlo en tres partes iguales (así que ten en cuenta el tamaño óptimo). Luego, realiza la primera vuelta de trenzado empezando por la izquierda, así hasta la punta del mechón. Cierra la trenza con pequeñas gomas que podrás colocar del color de tu pelo o de diferentes colores si quieres ser la más original. ¡Fíjate en los peinados de las mujeres africanas! y así podrás obtener varias referencias.


Después de haber hecho tu primera trenza, continúa con el resto de la cabeza. Primero, toma otro mechón del mismo tamaño que la trenza inicial que hiciste y que te servirá de referente, luego únelo con el segundo y juntos pásalos sobre el mechón sobrante y así sucesivamente. Continúa así hasta que hayas trenzado toda tu cabeza. Lo ideal es que las hagas por todo tu cabello, pero también puedes hacerlo sólo con la mitad de tu pelo y dejar el resto de la melena suelta o recogida con una sencilla coleta. No intentes realizar peinados imposibles, ya que toda la atención estará centrada en tus trenzas y con ello será suficiente.

Tienes que tener en cuenta que es un peinado laborioso, pero también hay que cuidarlo, por ejemplo añade aceite en las puntas y lavalo a diario. Procura no lucirlo durante mucho tiempo, ya que a medida que te vaya creciendo el pelo, la raíz de mostrará despeinada y sin trenza. Así que, estate atente y renueva el peinado siempre que tu pelo lo necesite. ¡Un resultado original y divertido!

Y recuerda, regálate un “porque yo lo valgo” cada mañana cuando te mires al espejo… ¡verás que bien te sienta!