• PREGUNTAS FRECUENTES

  • ¿L’Oréal París testa en animales?

    L'Oréal no testea ninguno de sus productos ni ninguno de sus ingredientes en animales y ha estado a la vanguardia de los métodos alternativos durante más de 30 años. En 1989, L'Oréal dejó de probar sus productos en animales, 14 años antes de que lo exigiera la normativa.

  • ¿Qué métodos alternativos a la experimentación con animales ha desarrollado L'Oréal?

    Desde 1979, L'Oréal ha estado reconstruyendo modelos de piel humana en laboratorios para elaborar pruebas de seguridad in vitro que no involucran animales. Gracias a esto, nos hemos situado a la vanguardia de los métodos alternativos de evaluación de la seguridad. Desde entonces, L'Oréal ha abierto centros Episkin* en Lyon (Francia) y en Shanghái (China) donde se producen pieles reconstruidas. Además de los modelos de piel reconstruidos, L'Oréal cuenta con un amplio conjunto de herramientas como parte de su evaluación predictiva, que no involucra a los animales, como el modelado molecular, sistemas expertos de toxicología, técnicas de imagenología y muchos más.

  • Si no se testan productos en animales, ¿por qué L'Oréal sigue en la lista PETA de empresas que realizan pruebas?

    L'Oréal no testea sus productos ni ninguno de sus ingredientes en animales. Sin embargo, debido a que nuestros productos se venden en China, L'Oréal sigue figurando en la lista PETA. En China, las autoridades sanitarias siguen exigiendo y realizando ensayos con animales para determinados productos.

  • Entonces, ¿por qué seguís presentes en China?

    Al estar presente en China, L'Oréal puede permitir que la regulación evolucione. L'Oréal es la empresa más activa que trabaja con las autoridades chinas para la eliminación total de los testeos con animales. Como resultado, la gran mayoría de los productos que vendemos en China ya no se prueban en animales.

  • ¿Qué acciones está llevando a cabo L'Oréal para poner fin a los testeos con animales en China?

    L'Oréal se ha comprometido a trabajar junto a las autoridades y científicos chinos durante más de 10 años para que se reconozcan los métodos de ensayo alternativos, y se permita que la normativa sobre cosméticos evolucione hacia una eliminación total y definitiva de los ensayos con animales. Así, hoy en día, la mayoría de nuestros productos fabricados y vendidos en China llamados "no funcionales" (sin actividad biológica), como ciertos productos para el cuidado de la piel o ciertos productos de maquillaje o champú, ya no se prueban en animales. Hemos abierto un centro Episkin* en Shanghái en 2014, lo que nos permite producir pieles reconstruidas. Estas pieles se utilizan para ensayos de seguridad in vitro en los que no intervienen animales y se ponen a disposición de las autoridades chinas.

    *Episkin es un modelo de piel humana reconstruido.